Deudas

Soluciona tu deuda: ¿qué hacer?

SolucionaTuDeuda

¿Ya no te deja dormir ese dinero que debes al banco y no puedes pagar? Quizá en vez de “preocuparte” es momento de ocuparte y tomar las riendas de tus finanzas personales. Llegar a una situación de endeudamiento significa que algo se salió de las manos y terminaste gastando más de lo que ganas. No es el fin del mundo. 

Encontrarás mucha información sobre cómo renegociar con tus acreedores. De hecho, eso es lo primero que tienes que hacer cuando te das cuenta de que comenzarás a retrasarte en tus pagos mensuales para cumplir con tus compromisos financieros. Debes acercarte a la institución crediticia y solicitar opciones para saldar tu adeudo.

Desafortunadamente, la mayoría de los deudores no dan aviso y “estira la liga” lo más que pueden hasta que ya no pueden pagar más y dejan de hacerlo. Entonces vendrán los despachos de cobranza y en estrés por no poder liquidar el adeudo será mayor. 

Llegar al Buró de Crédito con una calificación negativa por no haber cumplido con el pago de la mora es quizá el punto más drástico de haber perdido el control de tus finanzas. Los especialistas explican que el pago de una deuda jamás debe sobrepasar el 30% de tus ingresos, sin embargo, hay quienes no lo toman en cuenta. 

Uno de los principales errores es pensar que el crédito es dinero propio. Debes tener claro que el dinero prestado   eso es un  “préstamo”, por lo que deberás reintegrarlo con todo y los intereses. Ese es quizá otro error común. Pensar que solo debes abonar a los intereses para no generar “cargos adicionales”. Hay que tener claro que cubrir sólo los intereses no reducirán la deuda original. 

Si has llegado hasta aquí y dices: “¡De haber sabido!”. Quizá debes seguir leyendo y saber que es importante que endereces tu historial financiero. Ser sujeto de crédito te permitirá acrecentar tu patrimonio y si sabes cómo utilizar las herramientas que te ofrecen las entidades crediticias, te será más sencillo cubrir los adeudos y sacar provecho de las facilidades que te ofrece poder financiarse en el corto plazo y tener liquidez, sin afectar tus finanzas personales y tu ahorro.

En este punto, quizá estás pensando: ¿Cómo soluciono mi deuda? ¿Cómo salgo del Buró? Dame la clave mágica. Aquí va. El ingrediente secreto es la disciplina para el ahorro. Aunque no todos podemos contar con esa cualidad, hay especialistas en finanzas personales que pueden ayudarte.

Eso son las reparadoras de crédito, experto en te ofrecerán los servicios pertinentes para sanear tus finanzas personales. De hecho, las personas que concluyen de manera exitosa su plan de ahorro con estas empresas logran pagar a sus acreedores a través de una negociación, dejan de lidiar con los despachos de cobranza y recuperan la sanidad en sus finanzas personales. 

Ahora bien, aunque en el Buró de Crédito quedará la marca de que en algún momento de su vida financiera quedaron mal con sus acreedores y debieron negociar para liquidar su adeudo, puedes reconstruir su historial como sujetos de crédito.

Las reparadoras de crédito son empresas especializadas en la negociación con los acreedores. Cobran por sus servicios. Esos honorarios deben quedar especificados en el contrato que se firma con ellos y el contratante debe tener claro de que se trata de un monto o comisión que le cederá por  servicios de administración, gestión, asesoría y negociación.

Ahora bien, los candidatos ideales para acudir a una reparadora de crédito son aquellas personas que ya están en una situación de impago y están en Buró de Crédito. Acudir a una cita con una reparadora, les ayudará a aclarar sus dudas y tomar la mejor decisión.

Las reparadoras de deuda que están plenamente acreditadas frente a la profeco.gob.mx  son muy claras en los servicios que ofrecen. Esa instancia de defensa a los consumidores enfatiza que las reparadoras confiables brindan asesoría legal y financiera, ya que toman en cuenta ingresos, egresos y deudas para determinar el monto que el deudor puede destinar a saldar la quita.

La desinformación no es una alternativa ante una situación de impago. Acércate a preguntar. Antes de contratar cualquier servicio revisa que la reparadora que decidas contratar esté legalmente constituida, tenga casos de éxito reales (con clientes plenamente satisfechos) y  se apegue a una autorregulación estricta que te dé certeza y confianza. Deberá exhibir un contrato y explicar con claridad cuáles son sus servicios y cláusulas.  

Los deudores han encontrado en las reparadoras de crédito una respuesta a sus problemas financieros. Así que si quieres rehabilitarte financieramente para volver a ser sujeto de crédito, contactar a estos expertos puede ayudarte a solucionar tus deudas.