Administración financiera

Préstamos personales sin Buró de Crédito, ¿qué hay detrás de ellos?

Eduardo Mendoza

21 noviembre, 2019 | 6 mins

Seguro te habrás topado en internet, o incluso en la calle a través de volantes, ofrecimientos de préstamos personales sin Buró de Crédito sin aval y en cuestión de horas. De primera impresión, podría parecer una buena opción para obtener la liquidez y resolver ese problema económico que se atraviesa. Pero, ¿hasta qué punto es una buena opción?

La realidad es que antes de tomar una decisión con este tipo de ofertas, es necesario que contemples algunos aspectos relevantes. Sobre todo porque podrías estar ante un fraude. Como primer punto ten bien presente: los préstamos personales son sin anticipos. 

¿Préstamos personales sin aval y sin Buró de Crédito?

Lo primero que debes saber es que si bien existen instituciones serias que te ofrecen otorgar financiamiento sin la necesidad de consultar el Buró de Crédito, para acceder a él tendrás que cumplir ciertos requisitos, entre ellos, y en algunos casos, elementos como contar con un aval. También debes tomar en cuenta que si una institución seria te ofrece un préstamo sin consultar el Buró, este será caro.

Y esto es porque las instituciones que prestan dinero lo hacen a partir de evaluar el riesgo de impago. Así que, no consultar el Buró de Crédito, representa no conocer el comportamiento de pago de las personas, lo que aumenta la incertidumbre y el riesgo para la institución. De esta forma, el banco o empresa que presta se blinda y establece una tasa de interés alta, para compensar el hecho de que en algún momento se pueda dejar de pagar.

Cuidado con los fraudes: los préstamos personales son sin anticipo

La otra cara de la moneda son las ‘ofertas milagro’ que puedes encontrar a la vuelta de la esquina. De esa clase de ofrecimientos es de las que debes tener cuidado, porque no sólo no te prestan, sino que te perjudican.

Como se mencionó en un inicio, este tipo de ofertas se caracterizan por plantear préstamos casi inmediatos, sin Buró de Crédito ni aval ni garantias. En fin, con una serie de facilidades que se vuelve una propuesta tentadora.

Seguro en algún momento te has encontrado con alguna de estos ejemplos. Se presentan como empresas serias y bien constituidas. Sabrás detectarlas porque te ofrecen crédito por montos muy altos, sin siquiera analizar la capacidad de pago de las familias.

Uno de los elementos más significativos de este tipo de ofertas, que en realidad son fraudes, tiene que ver con que piden dinero antes de concretar el préstamo. Al argumentar que se necesita cubrir una cuota por gestoría o para algún seguro, los “prestadores” roban a la gente. Debes tener muy en cuenta que ninguna institución seria y regulada por la ley te pide dinero para procesar un préstamo. Por ello te debes grabar muy bien que los préstamos personales no piden ningún tipo de anticipo.

En este punto es importante destacar que también existen esas opciones de financiamiento informal, como el clásico vecino que facilita recursos, o las tandas y cajas de ahorro que se arman entre varios y ofrecen montos a cambio de un rédito. En este tipo de casos, si bien sí te prestan el dinero y lo realizan sin consultar ni reportar en el Buró de Crédito, lo hacen a tasas de interés muy altas y en esquemas que convierten en impagables los créditos, a lo que se suma que no te ayuda a generar un buen historial.

¿Cómo saber que es una institución confiable?

Para ir a la segura en el tema de préstamos personales con Buró y sin Buró de Crédito, es importante investigar la institución que ofrece el crédito.

En este sentido, una herramienta fundamental es el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (Sipres) que pone a disposición la condusef.gob.mx. Con este mecanismo puedes encontrar las instituciones que operan en el marco de la ley. Al acudir con firmas que se encuentran al amparo de este sistema, puedes tener la seguridad que en caso de presentarse una irregularidad, podrás recurrir a la autoridad para hacer valer tus derechos. 

Si no encuentras a la institución que buscas en este sitio, es porque no se trata de una institución financiera o no cumple con la normatividad aplicable. 

Cabe mencionar que algunas empresas a pesar de operar con seriedad, aún no cuentan con al aval de la Condusef. Por ello, la importancia de complementar la investigación y asegurarse de la confiabilidad de la institución. 

Para ir a la segura en este tipo de temas, evalúa la oferta que te realizan. Duda si el préstamo que te plantean es por cantidades muy altas, alejadas de la capacidad de pago real; además, si te piden dinero es una señal de que puedas estar ante un fraude.

Ten en cuenta que las instituciones financieras serias te hablan con claridad desde el primer momento. Incluso, te plantea con transparencia cómo quedaría conformado el crédito, especificando detalles como cuál será la tasa de interés y cuánto pagarás cada mes. 

Es importante recordar que la gran mayoría de las instituciones financieras establecen como requisito verificar el historial crediticio. Por ello, examina cada institución que te ofrezca prestar dinero sin revisar el Buró de Crédito para evitar caer en algún fraude o en propuestas que en lugar de ayudarte, te complique el panorama.

Si lo que quieres es un préstamo para saldar deudas con algún banco o tienda departamental, y superan los 35,000 pesos, no te expongas y mejor busca los servicios de una reparadora de crédito. En moments en los que se te dificulta encarar tus compromisos financieros, la labor de estos entes es la clave para liquidar tus préstamos sin endeudarte más.

Eduardo Mendoza

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.