Administración financiera

Préstamos personales sin Buró de Crédito, ¿qué hay detrás de ellos?

Eduardo Mendoza

8 abril, 2021 | 16 mins

Seguro te habrás topado en internet, o incluso en la calle a través de volantes, ofrecimientos de préstamos personales sin Buró de Crédito sin aval y en cuestión de horas. De primera impresión, podría parecer una buena opción para obtener la liquidez y resolver ese problema económico que se atraviesa. Pero, ¿hasta qué punto es una buena opción?

La realidad es que antes de tomar una decisión con este tipo de ofertas, es necesario que contemples algunos aspectos relevantes. Sobre todo porque podrías estar ante un fraude. Como primer punto ten bien presente: los préstamos personales son sin anticipos. 

Necesito un préstamo, pero estoy en el Buró de Crédito

Coloquialmente nos referimos a “estar en el Buró de Crédito” como algo negativo. Pero desmenucemos esta frase. La información de todo aquel que haya gestionado una tarjeta crediticia con una institución bancaria o financiera y la haya pagado puntualmente o no, seguro está en el Buró con la respectiva calificación positiva o negativa.

Las Sociedades de Información Crediticia se conforman por varias empresas que la gente las ha adoptado como “buró” o “buró de crédito”, pero digamos que el burodecredito.com.mx es una firma específica, aunque hay otras más como el circulodecredito.com.mx que también se dedican a conformar el “historial crediticio”. 

Entre las actividades de las sociedades de información crediticia enlistamos al menos 5 fundamentales:

  1.  Integrar información que les proporcionan las instituciones financieras.
  2. Crean un archivo por cada deudor que contiene datos sobre los créditos que tiene y ha tenido.
  3. Informar a los deudores sobre las consultas que los otorgantes de crédito y proveedores de servicios realizan a tu historial crediticio mediante el Reporte de Crédito.
  4. Dan certidumbre sobre el comportamiento de cada deudor desde el punto de vista financiero y de crédito.
  5. En caso de que tengas un registro positivo, ayudan a que te otorguen un crédito de manera más rápida.

¿A qué se debe el reporte negativo? 

Cuando el deudor se retrasa en sus depósitos para saldar la mora o cae en situación de impago, es decir, que se dejó de pagar en los últimos meses, entonces se generará un reporte negativo que quedará consignado en el Buró de Crédito. 

  • Cada uno de los préstamos que ha solicitado un deudor,
  • Compras realizadas con tarjetas de crédito,
  • Si se ha pagado a tiempo,
  • Cuántos retrasos se han tenido,
  • Si la deudas están pendientes de liquidación.

Así que no se trata de que alguna institución específicamente meta a los deudores al Buró, sino de un registro automatizado que se genera, según el comportamiento de cada usuario de servicios financieros. Así que todo aquel que cuente use crédito o haya usado crédito está registrado en esas bases de datos. 

Si el comportamiento del deudor ha sido bueno y es un pagador responsable, estas sociedades lo calificarán de manera positiva para que siga siendo sujeto de crédito. En cambio, si ha incurrido en impago, entonces tendrá la anotación de que perdió su capacidad de pago y por lo tanto ya no es confiable para solicitar nuevamente un préstamo.

¿Por qué ningún banco me otorga crédito? 

Si nunca has tenido crédito, significa que tampoco tienes un registro positivo como “buen pagador”. Si ya tienes una mancha en Buró, tampoco necesitas esperar necesariamente a que se borren tus deudas, porque también es posible buscar algún producto que genere un reporte positivo, como el caso de los préstamos vía descuento a tu nómina. 

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que, antes de contratar un crédito de nómina, el solicitante se asegure cuánto le quedará una vez que le hagan el respectivo descuento del pago. “Pueden ser opción para salir de un apuro, pero ¡ojo! antes de firmar revisa cuáles son las condiciones del préstamo y a qué te estás comprometiendo”, según puedes leer en condusef.gob.mx.

Aunque las características de este tipo de préstamos con instituciones bancarias son que el solicitante debe tener una cuenta de nómina para no pedir garantías o avales, el banco sí consultará si existe alguna mala nota en el Buró y en ese supuesto no autorizará el préstamo.

Sin embargo, quienes se encuentren en este tipo de situaciones, pueden solicitar el préstamo a su empleador o buscar soluciones que generen un reporte positivo ante los servicios calificadores de deudores como son las tarjetas de crédito garantizadas.

Prestamo sin Buró, ni requisitos generales 

La desesperación de obtener un nuevo crédito para pagar otro —incluso estando con registro negativo en Buró de Crédito puede llevar a los deudores a buscar salidas desesperadas que no les ayudarán a solucionar el problema. 

Habrá que leer siempre las letras chiquitas de los préstamos que se ofertan en el mercado sin requisitos generales y sin importar la marca en Buró, pues normalmente tienen desventajas para el deudor que en su desesperación y sin un plan de ahorro ni cultura financiera puede agravar su situación al firmar condiciones que le podrían resultar desventajosas cuando ya se encuentra en una situación de insolvencia. 

Al caer en un situación de impago, la recomendación es acudir a las reparadoras de crédito. Éstas son empresas especializadas en la negociación con los acreedores. Cobran por sus servicios. Esos honorarios deben quedar especificados en el contrato que se firma con ellos y el contratante debe tener claro de que se trata de un monto o comisión que le cederá por  servicios de administración, gestión, asesoría y negociación.

Los candidatos ideales para acudir a una reparadora de crédito son aquellas personas que ya están en una situación de impago y están en Buró de Crédito. Acudir a una cita con una reparadora, les ayudará a aclarar sus dudas y tomar la mejor decisión.

Préstamos sin Buró ¿cómo funcionan? 

El préstamo vía nómina es una de las opciones para quien necesite un crédito y no tiene historial crediticio ni positivo ni negativo, es decir, no hay registro de que sea un buen pagador o en el otro extremo se tiene la mala anotación de que hubo un retraso en el compromiso contraído. 

Para quienes no tienen una mancha negra y necesitan un préstamo vía nómina, con una institución bancaria, los montos a financiar se calculan en función de la antigüedad en el trabajo y el sueldo. Los plazos para pagar pueden ser entre seis y 60 meses. 

Sobre este tipo de préstamos, la Condusef refiere dos ventajas importantes: la liquidez inmediata, ya que el dinero se recibe en un plazo corto y el que son pagos que se descuentan automáticamente, por lo que la posibilidad de retrasarse se reduce significativamente.

Las desventajas son que el uso inadecuado del crédito puede llevar a situaciones de sobreendeudamiento. Esto sumado a que las comisiones y los intereses que cobran las instituciones por este tipo de crédito derivan en el encarecimiento del monto solicitado.

La tasa de interés promedio en los créditos de nómina que otorgan instituciones tradicionales es de 24.81%, de acuerdo con datos de 2018 del Banco de México (Baxico). Las instituciones con el interés más bajo en este producto son: Santander 10%, Fonacot 14.69%, Banco del Bajío 19.00%, Banorte 22%, BBVA 23.75%, HSBC, 25.10%,

No todos los créditos con una tasa baja son los más baratos, también hay que tomar en cuenta las comisiones por apertura, seguros de vida, seguros de desempleo y el Costo Anual Total (CAT). En algunos casos, el interés puede ser de 10%, pero si el CAT supera el 40%, no te conviene.

La clave es que te informes sobre qué tipo de préstamo conviene más a tu situación financiera actual. 

Al estar en el Buró con un registro negativo, antes de buscar un nuevo crédito procura que la deuda pendiente no siga creciendo y si ya estás con un registro negativo por impago, acude a una reparadora de crédito que te ayudará a obtener una buena negociación con tus acreedores para que pagues menos. 

Recuerda que no es el fin de mundo. Tener un mal historial crediticio no es pecado mortal, puedes verlo de otra manera, como lo ven las reparadoras de crédito: significa que puedes rehabilitarte como deudor y aprender a manejar mejor tus finanzas personales.

¿Dejo algún bien o garantía pidiendo un préstamo sin Buró? 

Las opciones que ofrecen préstamos sin importar las marcas negativas en Buró siempre pedirán cómo garantizar el pago. Solicitar que un bien quede empeñado a cambio del dinero prestado es una alternativa. Sin embargo, cuando el deudor acarrea un historial de falta de cultura financiera no será recomendable que tome esta alternativa, pues al no tener disciplina de ahorro y al haber perdido el control de sus finanzas personalmente, también podría poner en riesgos sus bienes. 

Cuando se perdió el control de las deudas, la recomendación es acudir a las reparadoras de crédito que son muy eficientes para encontrar mejores soluciones de lo que un deudor podría lograr si intenta negociar directo con los acreedores. Se trata de empresas que funcionan como gestoras especializadas en lograr acuerdos con los despachos de cobranza.

Quienes contraten los servicios de una reparadora deben tener claro que se trata de empresas que cobran honorarios por sus gestiones de asesoría financiera que incluyen la negociación con los bancos y otras instituciones.

Sin embargo, también son una alternativa para aprender a manejar las llamadas de los despachos de cobranza, además de ofrecer asesoría sobre ahorro y finanzas personales para que los deudores vuelvan a ser sujetos de crédito. 

¿Es necesario un aval para pedir un préstamo sin Buró? 

Sin duda alguna, cuando un deudor ya perdió su credibilidad ante el Buró de Crédito, siempre que solicite un nuevo préstamo, le pedirán que haya un aval que responda por él, en caso de que vuelva a incumplir sus compromisos. 

Un aval es aquella personas que responderá por la deuda de otro. Esto significa que ante las autoridades aparecerá como corresponsable del compromiso financiero que alguien más no pueda cumplir. 

Esto significa que el aval que se firmó para comprometer incluso sus propiedades para adquirir un servicio a crédito en nombre de otra persona. Cuando no existe una firma de por medio, el embargo no debe afectar a terceros. Es decir, la retención de pertenencias sólo será en contra de las que corresponden al deudor.

Si el titular de la deuda no cuenta con bienes que puedan ser embargados, la retención no podrá efectuarse. Así que nadie podrá responder por la deuda más que el involucrado.

Si el deudor busca rehabilitarse financieramente y aún cuenta con personas que quieran servir como fiadores de su palabra, quizá es mejor que acuda a una reparadora de crédito

¿Préstamos personales sin aval y sin Buró de Crédito?

Lo primero que debes saber es que si bien existen instituciones serias que te ofrecen otorgar financiamiento sin la necesidad de consultar el Buró de Crédito, para acceder a él tendrás que cumplir ciertos requisitos, entre ellos, y en algunos casos, elementos como contar con un aval. También debes tomar en cuenta que si una institución seria te ofrece un préstamo sin consultar el Buró, este será caro.

Y esto es porque las instituciones que prestan dinero lo hacen a partir de evaluar el riesgo de impago. Así que, no consultar el Buró de Crédito, representa no conocer el comportamiento de pago de las personas, lo que aumenta la incertidumbre y el riesgo para la institución. De esta forma, el banco o empresa que presta se blinda y establece una tasa de interés alta, para compensar el hecho de que en algún momento se pueda dejar de pagar.

Caracterísiticas de los préstamos sin Buró

  • Suelen solicitarte un aval o garantía.
  • Los plazos a pagar son menores que los convencionales.
  • La tasa de interés suele ser mayor.
  • No piden anticipos
  • Si tienes buen historial con la empresa que lo solicites, pueden aumentar tu línea de crédito.

Tarjetas de crédito garantizadas

Otras de las herramientas para solicitar créditos o préstamos sin necesidad de Buró de Crédito, son las tarjetas de crédito garantizadas. Un sistema que te permite abrir una cuenta en donde se depositará el dinero que quieras utilizar en el plástico otorgado por la entidad bancaria.

Lo bueno de estas tarjetas garantizadas es que sí reportan a Buró y para obtenerlas no es necesario el Buró de Crédito. La desventaja radica en que el dinero que uses, será tuyo y no de la entidad que te otorgue la tarjeta.

Cuidado con los fraudes: los préstamos personales son sin anticipo

La otra cara de la moneda son las ‘ofertas milagro’ que puedes encontrar a la vuelta de la esquina. De esa clase de ofrecimientos es de las que debes tener cuidado, porque no sólo no te prestan, sino que te perjudican.

Como se mencionó en un inicio, este tipo de ofertas se caracterizan por plantear préstamos casi inmediatos, sin Buró de Crédito ni aval ni garantias. En fin, con una serie de facilidades que se vuelve una propuesta tentadora.

Seguro en algún momento te has encontrado con alguna de estos ejemplos. Se presentan como empresas serias y bien constituidas. Sabrás detectarlas porque te ofrecen crédito por montos muy altos, sin siquiera analizar la capacidad de pago de las familias.

Uno de los elementos más significativos de este tipo de ofertas, que en realidad son fraudes, tiene que ver con que piden dinero antes de concretar el préstamo. Al argumentar que se necesita cubrir una cuota por gestoría o para algún seguro, los “prestadores” roban a la gente. Debes tener muy en cuenta que ninguna institución seria y regulada por la ley te pide dinero para procesar un préstamo. Por ello te debes grabar muy bien que los préstamos personales no piden ningún tipo de anticipo.

En este punto es importante destacar que también existen esas opciones de financiamiento informal, como el clásico vecino que facilita recursos, o las tandas y cajas de ahorro que se arman entre varios y ofrecen montos a cambio de un rédito. En este tipo de casos, si bien sí te prestan el dinero y lo realizan sin consultar ni reportar en el Buró de Crédito, lo hacen a tasas de interés muy altas y en esquemas que convierten en impagables los créditos, a lo que se suma que no te ayuda a generar un buen historial.

¿Cómo saber que es una institución confiable?

Para ir a la segura en el tema de préstamos personales con Buró y sin Buró de Crédito, es importante investigar la institución que ofrece el crédito.

En este sentido, una herramienta fundamental es el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (Sipres) que pone a disposición la condusef.gob.mx. Con este mecanismo puedes encontrar las instituciones que operan en el marco de la ley. Al acudir con firmas que se encuentran al amparo de este sistema, puedes tener la seguridad que en caso de presentarse una irregularidad, podrás recurrir a la autoridad para hacer valer tus derechos. 

Si no encuentras a la institución que buscas en este sitio, es porque no se trata de una institución financiera o no cumple con la normatividad aplicable. 

Cabe mencionar que algunas empresas a pesar de operar con seriedad, aún no cuentan con al aval de la Condusef. Por ello, la importancia de complementar la investigación y asegurarse de la confiabilidad de la institución. 

Para ir a la segura en este tipo de temas, evalúa la oferta que te realizan. Duda si el préstamo que te plantean es por cantidades muy altas, alejadas de la capacidad de pago real; además, si te piden dinero es una señal de que puedas estar ante un fraude.

Ten en cuenta que las instituciones financieras serias te hablan con claridad desde el primer momento. Incluso, te plantea con transparencia cómo quedaría conformado el crédito, especificando detalles como cuál será la tasa de interés y cuánto pagarás cada mes. 

Es importante recordar que la gran mayoría de las instituciones financieras establecen como requisito verificar el historial crediticio. Por ello, examina cada institución que te ofrezca prestar dinero sin revisar el Buró de Crédito para evitar caer en algún fraude o en propuestas que en lugar de ayudarte, te complique el panorama.

Si lo que quieres es un préstamo para saldar deudas con algún banco o tienda departamental, y superan los 35,000 pesos, no te expongas y mejor busca los servicios de una reparadora de crédito. En moments en los que se te dificulta encarar tus compromisos financieros, la labor de estos entes es la clave para liquidar tus préstamos sin endeudarte más.


Eduardo Mendoza

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.