Deudas

Préstamo para pagar deudas: ¿funcionan?

Préstamo-para-pagar-deudas_

¿Estás pensando en solicitar un préstamo para pagar tus deudas pero no sabes cómo hacerlo y tampoco si es una buena idea? Has llegado al lugar correcto, pues en este artículo te daremos las respuestas. 

De lo primero que debes ser consciente es de que no existen soluciones fáciles, por lo que si tienes una deuda, no importa cómo la resuelvas, siempre implicará un sacrificio financiero de tu parte. 

Aclarado dicho punto, te podemos decir que los préstamos para pagar deudas pueden ser una gran herramienta para ahorrar dinero en intereses y terminar de pagar más rápido, siempre y cuando lo uses lo uses para eso: liquidar préstamos. 

Además, hay algunos factores clave que debes tomar en cuenta para comprender mejor el funcionamiento de los préstamos para pagar deudas y así puedas tomar las mejores decisiones al respecto.

¿Cómo funcionan?

Como su nombre lo indica, un préstamo para pagar deudas es un tipo de crédito que concede una institución financiera con el fin de que lo destines a liquidar uno o más préstamos que tengas con otra entidad. 

En el mundo financiero, a este movimiento también se le conoce como consolidación de deudas, ya que si tienes más de una, al recurrir a esta opción ahora sólo le deberás dinero a una sóla entidad, lo que te facilitará los pagos. 

Ten en cuenta que el nuevo préstamo debe ser lo suficientemente alto para no sólo liquidar las obligaciones, sino también los intereses y hasta atrasos que tengas. 

Además, antes de adquirirlo debes hacerte una pregunta muy importante: ¿tengo la capacidad financiera suficiente para pagar las parcialidades de este nuevo crédito? 

Si la respuesta es sí, adelante, solicita el préstamo y liquida las demás deudas que tengas, dado que eso te ayudará a mejorar tu salud financiera, dado que lo más probable es que al tener una sola deuda pagues menos intereses que con muchas. 

No obstante, si la respuesta es no, te recomendamos que lo pienses dos veces y busques otra manera de hacer frente a tus deudas, pues lejos de ayudarte lo más probable es que terminen adquiriendo una deuda que te será aún más difícil pagar. 

Ventajas 

  • Agrupar todos tus préstamos en un solo
  • Mayor organización 
  • Perderás menos tiempo en hacer pagos 
  • Si eres buen pagador accederás a una menor tasa de interés 
  • Con una menor tasa pagarás menos al final de la vida del crédito 
  • Relación con una sola institución financiera 
  • El pago mínimo de esta nueva deuda será menos que la suma de todos los anteriores 

Desventajas 

  • Pagarás por más tiempo. Al tener una sóla deuda, pero mayor, es probable que tardes más tiempo en pagar. 
  • Harás un sólo pago, pero este será mayor, lo que significa que debes ahorrar para evitar gastar de más. 
  • Si no eres un buen pagador, al momento de consolidar la deuda tal vez te ofrezcan una mayor tasa de interés. 
  • Si te llegas a atrasar en un pago será más difícil recuperarte, pues los pagos son más altos.

Evita sobreendeudarte 

Pedir otro préstamo para liquidar tus deudas no siempre es una buena alternativa para todos, y si ese es tu caso, te recomendamos ahorrar, planear un presupuesto y esfuérzate por cumplirlo, pues sólo con disciplina podrás salir del problema financiero en el que te encuentras.  

En tanto, si aún no estás en problemas, te recomendamos que antes de que recurras a algún tipo de préstamos seas consciente de que ese no es una extensión de tus ingresos, pues es dinero que tarde o temprano deberás regresar. 

Ahora, para que no te sobreendeudes, basta con que sigas los siguientes consejos: 

  • Analiza con cuidado si en verdad necesitas ese préstamo que piensas solicitar. 
  • Haz un presupuesto para identificar si tienes la suficiente capacidad de pago para afrontar las parcialidades del préstamo. 
  • No pidas más préstamos de los que puedas pagar. 
  • Compara entre diferentes entidades para ver cuál te ofrece las mejores condiciones de pago. 
  • Paga de manera puntual para evitar cargos extra por retraso en las parcialidades. 
  • Lleva un control de tus ingresos y gastos. 
  • De ser necesario haz recortes en tus gastos mensuales. 

Como te habrás dado cuenta no podemos decirte a ciencia cierta si un préstamo para pagar deudas es bueno o malo, pues depende de cada situación; sin embargo, es una buena opción siempre y cuando sepas darle un buen uso y sobre todo, lo acompañes de una buena disciplina financiera. 

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.