Productos financieros

¿Qué tipo de tarjetas de crédito existen?

TiposDeTarjetasCredito

Las tarjetas de crédito son un instrumento financiero accesible a la población que, si se utilizan correctamente, son de gran ayuda para adquirir bienes y servicios a mediano plazo sin comprometer los ingresos personales y el gasto destinado a necesidades básicas.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores  (CNBV), en México circulan poco más de 24 millones 900 tarjetas de crédito, y son una herramienta muy solicitada en promociones como meses sin intereses o domiciliación de pago de servicios.

Antes de entrar en el detalle de este tipo de plásticos, es muy importante que nunca olvides que las tarjetas de crédito NO son una extensión de tu sueldo. Son un producto que tiene un costo por su uso y deben de manejarse de forma correcta para evitar dolores de cabeza y problemas de endeudamiento.

Así, en el país existe una gran oferta de tarjetas de crédito, que pueden clasificarse por rango de ingreso del usuario y el precio que se paga por utilizarlas.

Tarjetas de crédito por ingreso

Cuando una persona solicita por primera vez este producto al banco, la institución le pedirá, entre otros requisitos, un comprobante de ingresos para determinar cuál es el monto de crédito al que puede acceder. A partir de ahí se va clasificando el tipo de tarjeta de acuerdo con el salario que tenga el usuario:

Básicas

Es la primera tarjeta para personas con salario bajo, donde el límite de crédito es en promedio de 5 a 10 mil pesos. De acuerdo con el Banco de México, su finalidad es, únicamente, la adquisición de bienes y servicios, están exentas de cobros por comisión por anualidad o cualquier otro concepto y no incluyen promociones.

Clásicas

Este plástico aumenta el límite de crédito y, según el banco, incluye algunas  promociones como meses sin intereses o descuentos en algunas tiendas. También, de acuerdo con la institución que la otorga, ofrece anualidades bajas, tasas de interés fija y hasta disposición de efectivo en cajeros automáticos.

Es muy importante que tomes en cuenta que las tarjetas básicas y clásicas tienen tasas de interés altas debido al riesgo que representan algunos clientes para los bancos debido a su capacidad de pago.

Oro

Van dirigidas a clientes con ingresos superiores a los 40 mil pesos. Además de ofrecer líneas de crédito superiores a las clásicas, entre otros atractivos destaca acceso a más promociones, puntos, ofertas exclusivas, por mencionar los más comunes.

De acuerdo con el banco otorgante, varía la tasa de interés que cobran además que la comisión por anualidad suele ser elevada. 

Platino

Enfocadas a usuarios de altos ingresos, tienen tasas de interés más bajas debido a que los clientes que las utilizan no representan un riesgo elevado para el banco para cumplir con el pago de las mensualidades. Su mayor atractivo es el alto número de promociones, accesos VIP, ofertas, preventas, entre otros tratos preferenciales que ofrecen a sus clientes. 

Tarjetas de crédito por costo

Este tipo de plásticos está enfocada en clientes que no quieren pagar demasiado por su uso y buscan productos desde cero comisiones, baja tasa de interés, anualidad accesible, por mencionar los más comunes. 

De igual forma, las instituciones financieras han desarrollado plásticos mucho más específicos, con los que ofrecen características de crédito acordes a las necesidades de sus clientes. En este punto destacan:

Tarjetas de crédito estudiantiles

El principal beneficio es que se pueden obtener sin comprobante de ingresos y no requieren tantos requisitos como otro tipo de tarjetas. Tienen una línea de crédito limitada y su principal objetivo es apoyar a los jóvenes en los gastos relacionados con sus estudios.

Tarjetas de crédito para pymes

Ofrece condiciones específicas para apoyar a los empresarios, enfocadas en negocios con ingresos de 250 mil hasta 4 millones de pesos en promedio. En su mayoría operan con tasa de interés variable, con lo que tienes que tener cuidado al momento de utilizarla para conocer correctamente cuánto te va a cobrar el banco. Entre los requisitos para obtenerla está mostrar la carta constitutiva de la empresa, comprobante de ingresos, así como un buen historial crediticio.

Tarjetas de crédito empresariales

Enfocadas en negocios con ingresos superiores a 4 millones de pesos en promedio, también tienen tasa de interés variable, pero ofrece acceso a otros servicios como operaciones de nómina, pago de viáticos, por mencionar los más comunes. Ofrece además opciones de financiamiento dirigido a impulsar el crecimiento de los negocios, donde se pueden determinar mensualidades, límite de crédito, entre otros. Al igual que los plásticos dirigidos a pymes, entre sus principales objetivos destaca separar las tarjetas de crédito personales de las que se usan en los negocios.

Tarjetas de crédito garantizadas

Diseñada para las personas que aún no tienen historial o han tenido problemas de crédito. Son plásticos prepagados, donde antes de usarlas debes de realizar el depósito correspondiente al límite que te permitirá usar el banco. Sirven para demostrar a las instituciones financieras que se puede hacer buen uso del crédito, y entre sus ventajas, destaca acceder a algunas ofertas que ofrecen los bancos a los clientes, como el pago por juntos o devolución de una parte de tus compras.

¿En qué debo cuidarme para contratar una tarjeta de crédito?

El principal factor es cuidar que no represente un problema para tus ingresos. Si buscas un plástico que te otorgue financiamiento por arriba de tu sueldo, representa un gran riesgo para endeudarte, con lo que nunca debes rebasar 30% de tu salario en el monto de tus compras con tu tarjeta de crédito. Asimismo, debes evaluar qué tanto estás dispuesto a pagar por el producto, ya que puede convenirte más una tarjeta que te ofrezca desde cero comisiones, anualidades bajas, entre otros beneficios. 

Recuerda que este tipo de servicios financieros son de gran ayuda si se usan de manera responsable evitando endeudarse de más y si cumples a tiempo con el pago de tus mensualidades. Esto te evitará generar intereses que presionarán tus finanzas y a la larga podrían implicar un historial negativo en el Buró de Crédito.