Productos financieros

Necesito dinero pero estoy en Buró de Crédito ¿Qué hago?

NecesitoDineroPeroEstoyEnBuroCredito

Toda acción que realizamos tiene una consecuencia. Esto también sucede en la vida financiera de las personas, las cuales en muchas ocasiones se pueden enfrentar a la realidad de estar en Buró y necesitar un financiamiento, lo cual puede suceder; sin embargo, para saber cómo enfrentar esta situación, es necesario conocer cada paso y parte del problema para llegar a una solución.

Para empezar, es importante detallar que a lo largo de la vida financiera de una persona se va registrando su comportamiento en entidades de nombre Sociedades de Información Crediticia, que en México son dos:

  • Buró de Crédito.
  • Círculo de Crédito.

De acuerdo con el regulador financiero CNBV.gob,  las sociedades de información crediticia, integran los datos sobre las operaciones crediticias que las personas físicas y morales tengan contratadas con los acreditados de una institución financiera.

Estas entidades son autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y están bajo la inspección y vigilancia de la misma CNBV.

La función de estas instituciones es básicamente registrar el comportamiento financiero de las personas, especialmente con sus créditos, con el fin de que los oferentes de crédito formales, como pueden ser los bancos, sofomes, sofipos, entre otros, puedan verificar el historial de una persona que les solicita un préstamo.

¿Es bueno o malo estar en buró?

Posiblemente te estés preguntando si es bueno o malo que el comportamiento financiero quede registrado en una de estas instituciones. Para empezar, podemos decir que es normal que la vida financiera de una persona esté en un registro de este tipo, los problemas pueden llegar cuando se tiene una deuda vigente que no ha sido liquidada en tiempo y forma.

Si bien tener un mal o buen registro en el historial crediticio no es un tema determinante para la entrega o negación de un crédito, si influye de manera importante en las decisiones de las instituciones financieras.

Por ejemplo, si una persona no ha cumplido en tiempo y forma con el pago de sus créditos adquiridos tendrá una marca de acuerdo con el tiempo del atraso en el pago. En Buró de Crédito, las personas son clasificadas de la siguiente manera:

  • Cuenta al corriente.
  • Atraso de 1 a 89 días.
  • Atraso mayor a 90 días o deuda sin recuperar.

Con base en esta información y de acuerdo a la clasificación de cada persona, las entidades financieras pueden decidir si te autorizan un nuevo crédito y también, en qué condiciones, ya que, por ejemplo, si eres una persona que ha cumplido en tiempo y forma con los pagos de tus préstamos, posiblemente accedas a un financiamiento a tasa de interés preferente; sin embargo, si ha sido lo contrario, es decir que hayas tenido problemas para cubrir el adeudo, el costo del crédito posiblemente sea mayor.

Para conocer más sobre el funcionamiento del buró, te invitamos a seguir el siguiente enlace de cómo limpiar buró de crédito  para entender otros conceptos de este mecanismo.

¿Si he sido un mal pagador puedo obtener un crédito?

De acuerdo con Buró de Crédito, además del historial de financiamiento de una persona, también los oferentes y posibles otorgantes del crédito toman en cuenta otros factores para elegir si te prestan el monto solicitado o no, los cuales pueden ser:

  • Ingreso actual.
  • Edad.
  • Compromisos de pago recurrentes.

Esto servirá para la decisión de la institución, la cual se toma con base a sus criterios y políticas internas.

Sin embargo, si has sido un mal pagador y crees que eso es un factor para negarte nuevos financiamientos, aquí te explicamos algunas otras soluciones:

  • Esperar a que se borre tu mal comportamiento.

La información de los créditos registrados se elimina de acuerdo con el monto y adeudo que mantengan:

  • 25 UDIS o menos, que son cerca de 167 pesos, pero más de 0 pesos, se eliminan después de 1 año.
  • Menores a 500 UDIS, alrededor de 3,356 pesos, se eliminan después de 2 años.
  • Menores a 1,000 UDIS, más o menos 6,712 pesos, se eliminan después de 4 años.

Para los créditos mayores a 1,000 UDIS, estos se eliminan después de seis años en la base de datos, siempre y cuando:

  • Sean menores a 400,000 UDIS, es decir alrededor de 2.6 millones de pesos.
  • Que el crédito no se encuentre en un proceso judicial.
  • No se haya cometido algún fraude en el financiamiento.
  • Sanear por cuenta propia

Si ya tienes la urgencia de obtener un nuevo préstamo de manera inmediata, pero has tenido un mal registro, otra opción es sanear tu historial crediticio.

Una opción para sanear tu registro es el programa que ofrece ResuelveTuDeuda.com el cual permite a las personas que tienen un mal registro mejorarlo mediante un plan de ahorro con base en sus necesidades, esto se hace a través de su herramienta holacheck.mx/.

Otra de las formas para poder sanear el historial, son las tarjetas garantizadas, las cuales, según la Condusef.gob pueden ser una opción para mejorar tu registro pues para obtenerla debes de depositar una cantidad que establezca la institución y a partir de ahí, demostrar que puedes ser buen pagador.

Una vez que demuestres un buen comportamiento, el dinero que depositaste se te puede devolver e incluso acceder a una línea de crédito de mayor monto a la otorgada inicialmente.

 ¡Cuidado con las estafas!

Es importante que tengas siempre en cuenta que ninguna entidad puede borrar tu registro en el Buró de Crédito de manera mágica. Incluso la misma Condusef.mx ha alertado sobre empresas que ofrecen este servicio a cambio de un depósito lo cual al final resulta en una estafa.

Según la Condusef, las sociedades de información crediticia solamente pueden modificar la información de los historiales de crédito de las personas, por instrucciones de la entidad otorgante o si hay un supuesto que marca la ley, como, por ejemplo, los tiempos del crédito.

Como lo habrás notado, son varios los conceptos y maneras que debes de entender para hacer un manejo eficiente de tu historial de crédito. Lo importante es no caer en un sobreendeudamiento que al final se convierta en una bola de nieve difícil de parar con las consecuencias que puede traer esto para tu estabilidad económica.