Negocios y finanzas

Ley de quiebras y suspensión de pagos: ¿cómo se aplica?

Equipo Editorial Resuelve tu Deuda

9 septiembre, 2020 | 4 mins

Una complicada situación económica puede llevar a una empresa a un escenario donde simple y sencillamente ya no pueda pagar sus compromisos y no tenga otra alternativa que cerrar. El sentido común nos dice que si ya no existen condiciones para continuar con la operación del negocio, se baja la cortina y listo. Pero no es así. Se deben de cumplir varios requisitos e incluso seguir con un proceso legal que puede llevar a declararse en quiebra.

Anteriormente, las empresas con severos problemas financieros tenían que apegarse a la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, la cual fue reemplazada en 2000 por la Ley de Concursos Mercantiles, instrumento que da varias garantías al empresario para enfrentar sus deudas y terminar, en los mejores términos, la vida de su empresa.

¿Cómo aplica la Ley de Concursos Mercantiles?

De acuerdo con el objetivo central de esta legislación, se busca “conservar las empresas y evitar que el incumplimiento generalizado de las obligaciones de pago ponga en riesgo la viabilidad de las mismas y de las demás con las que mantenga una relación de negocios”. Así, en términos simples, se busca que el empresario en problemas logre un acuerdo con acreedores, a fin de que, en medida de sus posibilidades, pueda liquidar todos sus adeudos. 

La ley de Concursos mercantiles consta de dos etapas. En un primer paso, se busca la conciliación de la empresa afectada con todos sus acreedores, en donde se negocian todas las alternativas antes de llegar a la declaración de quiebra de la empresa.

De una forma sencilla, se puede entender esta ley de la siguiente forma:

  • Al momento en que una empresa detecta problemas en su situación financiera, puede solicitar el amparo Ley de Concursos Mercantiles y de forma inmediata, entra en un proceso de conciliación en el cual se compromete a liquidar sus deudas.
  • Una vez alcanzado un acuerdo, la empresa inicia un proceso de reestructura para obtener recursos e incluso, puede seguir operando como una forma de capitalizarse.
  • Se debe destacar que una vez que la empresa entra en concurso mercantil, sus deudas se congelan, con lo que tiene posibilidades de preservar recursos para enfrentar las negociaciones con sus acreedores.

La empresa vale más viva que muerta

Como habrás notado, el espíritu de esta ley es encontrar un camino para que la empresa salga de un bache. No solo se trata del negocio por sí mismo, sino que se busca preservar las fuentes de empleo, la relación con proveedores, entre otros factores a partir de una buena negociación con sus acreedores. 

Así, entre los apoyos que ofrece al empresario que vive las complicaciones financieras, destaca también la protección de sus bienes. Es decir, mientras dure el proceso de concurso mercantil ningún acreedor podrá reclamar un pago que se liquide con la apropiación de alguna parte de la empresa o de su dueño.

En materia financiera, esta ley permite negociar con bancos y otras instituciones a fin de reestructurar créditos y evitar severos problemas de sobreendeudamiento.

En ese sentido, destaca también que esta legislación da oportunidad de buscar otras opciones de financiamiento incluso antes de que se caiga en el peor escenario de ya no poder pagar a los acreedores.

Empresa en la quiebra, el punto final 

Si después de un proceso de negociación, que puede llevar años, la empresa no logra un acuerdo para continuar con el pago de sus obligaciones, inevitablemente será declarada en quiebra. Al llegar a esta etapa, el negocio termina y se entra en un proceso de venta de bienes, con el objetivo de obtener recursos para pagar en su totalidad o una parte de las deudas a los acreedores. Aquí, primero se liquidan los pendientes con las autoridades, tal es el caso del fisco, y a partir de ahí se determina quiénes serán los siguientes actores a quienes se les pagará lo atrasado. Sin embargo, es muy probable que la quiebra de la empresa no alcance para abarcar todos los pendientes financieros que dejó al momento de terminar el negocio.

Equipo Editorial Resuelve tu Deuda

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.