Deudas

¿Resulta viable pedir préstamos para pagar deudas?

PréstamosParaPagarDeudas

Si te ha pasado por la mente solicitar algún préstamo para pagar deudas vigentes, ¡detente! Tomar esta decisión implica algunas consideraciones que debes analizar antes de elegir esta alternativa.

Una gran cantidad de mexicanos ven en esta opción, una posibilidad para resolver problemáticas de falta de liquidez. Sin embargo, más allá de una solución real, es una medida que, si bien permitiría alivianar la carga financiera de momento, a la larga tendrá un costo mayor.

Al respecto, por ejemplo, la Condusef.gob.mx recomienda ser muy cuidadosos con este tipo de acciones. El organismo pide a los usuarios de servicios financieros evitar salir de una deuda para entrar a otra. En esa lógica, hace el llamado a las personas a tener un buen control sobre sus finanzas y, principalmente, adquirir obligaciones que sí puedan cubrir.

Pero, ¿por qué pedir un préstamo para pagar deudas no es una buena elección?

En términos generales, esta alternativa no se considera viable porque no ayuda a saldar la deuda, y por el contrario, sólo provoca un aumento en las obligaciones por cubrir.

¿Qué hacer para pagar deudas?

En caso de encontrarse en una situación en la que se complique hacer frente a las deudas, la recomendación es optar por alternativas que no impliquen pedir más dinero prestado.

Al respecto, por ejemplo, la Condusef recomienda que antes de solicitar más préstamos, lo mejor es buscar una reestructura de deuda bajos algunos formatos. El primer paso para atender el tema, asegura el organismo, es no aumentar las deudas.

“No solicites más préstamos de los que puedas pagar, solo harás más grande el problema y más aún, si se trata de un crédito exprés, el cual puede ser un fraude. En caso de que no tengas suficiente capacidad de pago, una opción es recurrir a una reestructuración de tu deuda, en la cual, la entidad financiera podrá ofrecerte una salida de considerar procedente la solicitud”, señaló.

En ese sentido, explicó, existen opciones que se pueden concretar directamente con la institución financiera con la que se tiene el crédito. 

Así, por ejemplo, la Condusef pone sobre la mesa buscar elementos como extender el plazo de la deuda; aunque, destacó, esta opción podría implicar aumentar la tasa de interés. Por otro lado, planteó la opción de solicitar un esquema de pagos fijos, en el cual, la institución involucrada podrá diferir el pago de la deuda a un determinado plazo y en donde se incluirá un interés que se cubrirá mensualmente.

Aunado a lo anterior, la Condusef recomienda analizar la opción de consolidar deudas. Es decir, si se tiene más de un compromiso con la institución, unificarlas para obtener un pago mensual menor. Incluso, algunos bancos ofrecen la posibilidad de absorber tus deudas a otra institución, con la promesa de bajar la tasa de interés. 

Cabe señalar que para acceder a este tipo de alternativas, los derechohabientes deben estar al corriente de sus pagos. Estos esquemas pueden vislumbrarse como una antesala para evitar caer en mora y dejar de cumplir con los pagos.s

¿Cómo pagar deudas si ya no tengo liquidez?

Existen otros escenarios donde las personas simplemente ya no pueden realizar los pagos de su deuda, e incluso, han caído en un estatus de mora.

Para estos casos, la mejor opción es acercarse para negociar el pago de la deuda con el acreedor. Toma en cuenta que las instituciones que otorgan crédito siempre estarán en la mejor disposición para llegar a acuerdos.

En este sentido, la recomendación es no cerrar los ojos ante la situación y encarar el problema. No pierdas de vista que, incluso, para estos casos complejos hay alternativas.

Por ejemplo, hoy en día existen opciones como el acercarse a las reparadoras de crédito. Estas empresas son especialistas en negociar la deuda con los acreedores.

Parte de los elementos más importantes que ofrecen este tipo de firmas es la posibilidad de conseguir descuentos sobre el pago de deuda. Pero, sobre todo, el generar un plan hecho a la medida del interesado, para que genere ahorro y con sus propios recursos liquidar las deudas. Esto con la intención de evitar pedir más préstamos que sólo acrecentaría el problema.