Deudas

¿Cuál es la mejor manera de pagar deudas?

¿Cuál es la mejor manera de pagar deudas?

Debemos empezar este texto con una idea clara: no hay recetas mágicas si se trata de pagar deudas. Y es que, ningún compromiso de está índole se resuelve de la noche a la mañana.

Pagar deudas es una tarea que requiere de compromiso y responsabilidad por parte del involucrado. Sobre todo, si atraviesa por momentos económicos complejos, en los que el salario ya no alcanza para atender los diversos montos que se deben cubrir mes con mes.

Pero, entonces, ¿qué se puede hacer? ¿Cuál es la mejor manera de pagar deudas? ¿Qué soluciones existen cuando el dinero ya no da para más?

Si bien no existen recetas mágicas, sí hay una serie de elementos que puedes considerar para tratar de encarar de mejor manera el desafío.  

Planea e identifica gastos

Uno de los elementos principales que se deben trabajar en el camino para pagar deudas es mejorar las finanzas personales, lo que conlleva administrar de mejor manera los ingresos.

Para tal efecto, la planeación ocupa un papel protagónico. Y es que, sin planeación, será casi imposible tomar el control y poder pagar las deudas.

En términos simples, planear desde una perspectiva financiera es definir cómo se utilizarán los ingresos que percibe una persona. En otras palabras, es establecer un presupuesto que se cumpla al pie de la letra.

Para tener resultados positivos, es de suma importancia identificar de manera clara tanto los ingresos como los gastos que se realizan en determinado periodo. De esta forma, será posible determinar en qué sí y en qué no gastar.

La intención es que al tener claro este panorama, se puedan establecer prioridades, y así eliminar los gastos innecesarios, de tal forma que se generen recursos que permitan abonar a las deudas.

En muchas ocasiones, es difícil identificar sin planeación en qué se va el dinero. Sin embargo, al realizar un ejercicio de estas características, se puede dar con aquellos temas en los que se fuga el dinero

Ahorra y elimina gastos

Ante un momento complejo en el que el dinero ya no empieza a ser suficiente para cubrir las deudas, hay dos conceptos clave en torno a los cuales se debe trabajar: generar ahorro y eliminar gastos.

En una situación en la que los ingresos ya no alcanzan, el objetivo primario es buscar alternativas para que mes con mes alcance más el dinero. Además de la posibilidad de buscar fuentes de ingreso extra, resulta fundamental realizar una análisis al interior, y detectar los elementos en los que se podría estar fallando al momento de ocupar el dinero.

Plantear estos conceptos como eje clave de la estrategia para salir de deudas es fundamental, pues el corazón de la medida parte de redistribuir el salario y poder concentrar los ingresos en el pago de las deudas; es decir, concretar un presupuesto que tenga como eje gastar en lo exclusivamente necesario. 

Es importante decir que la disciplina ocupa un papel crucial. Y es que, si no se sigue al pie de la letra el plan trazado, se corre el riesgo de caer en el mismo error.

Métodos para pagar deudas

Como se mencionó al inicio, si bien no hay recetas mágicas para pagar deudas, si hay una técnica que podrías implementar en caso que tu ingreso ya no dé para cubrir todos los pagos que debes realizar al mes.

La clave en esta técnica es concentrar los esfuerzos en una de las deudas por pagar. Puedes elegir comenzar con la que sea más rápido liquidar, la de mayor monto, o la que cobra mayor interés.

El método consiste en poder abonar un poco más del monto exigido en la deuda que será prioridad atender. Una opción es que en las deudas que te lo permitan, dar solo pagos mínimos y el resto enfocarlo en este objetivo.

Como podrás notar, para llevar a cabo este método, resulta importante generar un ahorro que te permita dar esos abonos extra, o conseguir fuentes de ingreso adicionales. Sin embargo, como se citó arriba, está la opción de optar por pagar mínimos en las deudas que lo permitan, aunque, de escoger esta vía, se debe ser consciente de lo que implica, entre ello, pagar intereses.

Por supuesto, la técnica no tiene una aplicación universal: no es para todos. Para algunos podrá servir. Sin embargo, para otros por su situación, será difícil que se adapte.

Pero, entonces, ¿qué hacer en esos casos?

Negocia tus deudas con la ayuda de profesionales

Si tu momento económico es complejo y tu salario simplemente ya no alcanza para cubrir necesidades y deudas, puedes optar por negociar nuevos esquemas de pago con los acreedores.

A pesar que existe la opción de acercarte directamente para entablar diálogo, no hay garantía de que tengas éxito. Sin embargo, puede echar mano de profesionales en la materia para lograr el objetivo.

Por ejemplo, puedes recurrir a la opción que brindan las Reparadoras de Crédito. El modelo es ideal, porque si has dejado de pagar tus deudas, este tipo de empresas te ayudan a negociar con los acreedores, con la garantía que se concretará un nuevo esquema para pagar.

Una de las ventajas que ofrece el modelo es que no solo ayudan a alcanzar acuerdos para pagar los adeudos, sino que pueden conseguir descuentos sobre los montos. Pero, principalmente, entre las grandes ventajas que ofrece el modelo es que ayudan a generar un plan de ahorro a la medida, para que sea con recursos propios, sin ahogarte financieramente, que el interesado pueda terminar de pagar, con lo que se elimina la necesidad de tener que pedir más créditos.

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.