Negocios y finanzas

¿Qué es el ISR?

Equipo Editorial Enconta

8 abril, 2019 | 5 mins

Al presentar la Declaración Anual, muchas veces surge la duda de qué es el ISR, pues este impuesto está estrechamente vinculado con la información de los ingresos que año con año solicita el Sistema de Administración Tributaria (SAT). Además, como no es el único gravamen que nos piden, a veces puede resultar confuso saber en qué casos aplica o si debemos o no pagarlo.

Pensando en esto, decidimos escribir este artículo para aclarar tus dudas e impulsar tu educación fiscal.

¿Qué es el ISR?

También conocido como Impuesto Sobre la Renta (ISR), es un impuesto directo que se aplica a las ganancias obtenidas durante el ejercicio, o mejor dicho, a la diferencia entre los ingresos y las deducciones autorizadas. Sin importar la naturaleza, denominación u origen, se grava la utilidad del bien o actividad que incremente el patrimonio del contribuyente.

Debido a que tanto personas físicas como personas morales deben pagarlo, representa un importante instrumento de Finanzas Públicas en el País. Su recaudación permite que el gobierno disponga de recursos para que sean aplicados a gastos de utilidad general.

¿Quiénes deben pagar el ISR?

De acuerdo con el Artículo 1 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta (LISR), las personas físicas y morales están obligadas a cumplir el pago del impuesto en los siguientes casos:

  • Residen en México, respecto a todos sus ingresos sin importar dónde se encuentre la fuente de la que procedan.
  • Radican en el extranjero con un establecimiento permanente en el país, respecto a los ingresos atribuibles a dicho establecimiento.
  • Viven en el extranjero, respecto a fuentes de riqueza ubicadas en el país, cuando no tengan un establecimiento permanente o teniéndolo, los ingresos no sean atribuibles a éste.

Como ves, incluso los extranjeros están obligados a cumplir con esta obligación fiscal si la fuente de sus ingresos se encuentra en nuestro territorio. Así que no hay pretexto, alista tu Declaración Anual y paga lo que corresponde.

¿En qué casos se paga el ISR?

Ya vimos que sí estás dado de alta ante el SAT y te encuentras en alguno de los casos arriba mencionados, entonces debes pagar el impuesto. Sin embargo, es necesario que conozcas los ingresos en lo que se grava el ISR, aunque no todos aplican para el mismo régimen. Estos son:

  • Salarios, honorarios,  remuneraciones a miembros de consejos, administradores, comisarios y gerentes.
  • Arrendamiento de inmuebles y muebles.
  • Contratos de servicio turístico de tiempo compartido; enajenación de acciones; arrendamiento financiero; regalías, asistencia técnica y publicidad; intereses; premios.
  • Actividades artísticas, deportivas o espectáculos públicos; remanente distribuible de personas morales con fines no lucrativos.
  • Dividendos, utilidades, remesas y ganancias distribuidas por personas morales.
  • Venta de bienes inmuebles; construcción de obras, instalación, mantenimiento o montaje en bienes inmuebles, inspección o supervisión y otros ingresos.
  • Ingresos por comercialización o fabricación.

¿Los asalariados pagan el ISR?

Los asalariados, debido al esquema por el que obtienen sus ingresos, están subordinados a un patrón. Esta circunstancia provoca que, en principio, no intervengan en la determinación y pago del ISR puesto que esa obligación la realiza el propio empleador. Esto no implica que el trabajador no cumpla con su responsabilidad, sino que lo realiza a través de quien lo contrató. No obstante, existen algunas condiciones bajo las cuáles se estaría obligado a presentar la Declaración Anual.

El ISR se paga por cada ejercicio fiscal mediante la Declaración. No obstante, las personas físicas también realizan pagos provisionales que se hacen mes a mes. Así, el empleador se encarga de realizar el cálculo correspondiente y retener el impuesto causado del salario que debe dar a su trabajador. Esto también se lleva a cabo al final del ejercicio para contar con el cálculo anual del impuesto, en el cual también influyen las deducciones personales.

Si eres un empleado que obtiene un recibo de nómina, seguramente podrás encontrar en ese comprobante el desglose de tu salario de acuerdo a los impuestos que te descuentan en cada pago. Por eso, cuando llegas a una empresa te dicen el salario bruto, sin descuento, mientras que el neto que es el que ya tendras disponible para gastar.
Como ves, conocer más sobre la aplicación y los alcances de los impuestos te ayudará a entender mejor el impacto que tiene en tus finanzas diarias. Además, si planeas emprender un negocio, sin duda será un aspecto que deberás contemplar bajo tus responsabilidades fiscales. Sin embargo, si deseas agilizar esta clase de tareas, existen en el mercado opciones digitales, como Enconta, que facilitarán mucho el cumplimiento de tus tareas contables.

Equipo Editorial Enconta

Te ofrecemos la combinación perfecta entre tecnología y atención humana. La mejor plataforma digital con los mejores contadores.

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.