Deudas

¿Qué es una reestructuración de deuda?

Reestructuración de deuda

Cuando poseemos una deuda hay ocasiones en las que no podemos cumplir al pie de la letra las condiciones establecidas ya sea por falta de recursos o situaciones fuera de nuestro control. En ese caso es posible recurrir a la reestructuración de deuda, que se trata del cambio de los términos en el pago o el interés que se esté aplicando en la misma. Para estas situaciones es necesario contar con un intermediario con el fin de llegar a un acuerdo entre las partes involucradas.

¿Cómo funciona la reestructuración de la deuda?

El deudor al no poder realizar los pagos como se acordó en un compromiso previo con la parte acreedora, debe modificar el trato vigente para realizar uno nuevo en el que se adecúen las especificaciones de acuerdo a las condiciones y procesos que establezca la institución y así extender el plazo de tiempo, reducir los intereses mediante pagos fijos o disminuir la cantidad de pagos para cubrir el monto.

Primero debemos detectar las señales de que no somos capaces de terminar con los pagos de nuestra deuda para posteriormente acercarnos a la entidad financiera y plantearles la situación en la que nos encontramos. Dicha entidad nos dirá los términos para la realización de la reestructura, una vez aceptados se negocian los elementos necesarios para continuar con los pagos y así saldar la deuda total.

Como información adicional, te recomendamos no recurrir a ningún tipo de préstamo adicional para cubrir una deuda, ya que eso solo empeorará la situación y generamos un sinfín de problemas con deudas en nuestras finanzas.

En qué momento se puede considerar una reestructuración de deuda

Como mencionamos anteriormente, debe considerarse la reestructuración de deuda cuando no hay otra posible solución, debido a que existen repercusiones a futuro con un costo financiero elevado. 

En el caso de no tener los recursos necesarios para liquidarlos, o prefieres terminar con la deuda en un periodo más rápido sacrificando los intereses, puedes recurrir a esta modificación de tu deuda. Vamos a conocer algunas razones en las que una reestructuración puede intervenir para tu situación.

Un incremento de las NOF

Las Necesidades Operativas de Fondos son una inversión neta realizada por las empresas cuyas operaciones corrientes constituyen un activo. Estas inversiones están directamente ligadas a las operaciones de la empresa en cuestión, modificando aspectos como los procesos de producción o los periodos de pago/cobro se alteran.

Si llegan a desequilibrarse las NOF durante el crecimiento empresarial, no será posible cubrir su financiamiento, por lo que es importante tener en cuenta otras fuentes para financiar la empresa y así no provocar riesgos económicos. La reestructuración de deuda ayuda a  evitar que se utilicen recursos ajenos o el estancamiento del proyecto por malos manejos financieros.

Riesgo de incumplimiento u omisión del pago de la deuda

El no cumplimiento de una deuda como se establece en el acuerdo realizado, puede traer problemas de gran repercusión en nuestra vida financiera, llegando incluso a perder acceso a créditos o generar una mala reputación en tu historial. 

Es por eso que en caso de no haber cumplido tus obligaciones financieras, o no tener el capital necesario, debes reestructurar el trato para su pago. Así puedes saldar el endeudamiento y no tener repercusiones mayores como consecuencia en tu entidad bancaria o tu salud financiera personal. 

Aspectos a considerar para una reestructuración de la deuda

Debemos resaltar que, si tu situación económica no es la mejor, pero puedes terminar de pagar la deuda que tienes, te recomendamos saldarla cuanto antes ya que esto puede ser identificado por el banco y puedes terminar peor a como empezaste. Si tu posición financiera te ha llevado hasta estas instancias, debes considerar lo siguiente:

  • Se debe notificar a la entidad 20 días antes de que se pretenda iniciar con la reestructuración de la deuda.
  • Independientemente de ser capaz de cubrir la deuda y haber llegado a un acuerdo, es posible tener repercusiones negativas a pequeña o gran escala dependiendo del rendimiento de este nuevo acuerdo.
  • Una vez realizada la reestructuración, nos comprometemos a pagar de forma absoluta la deuda ya que, si no lo hacemos, sería una falla al trato y los riesgos llegan a ser peores.

¿Es lo mismo una reestructuración de deuda que una reparadora de crédito? 

La reestructuración de deuda y la reparación de un crédito no son el mismo procedimiento, esto debe tenerse en cuenta para saber cuál realizar y las soluciones que pueden obtenerse de cada una de ellas.

En la reestructuración de una deuda, los deudores son los encargados de cubrir el pago de la misma en su totalidad, aunque los resultados no están del todo garantizados debido a la posible falta de información o de experiencia a la hora de negociar con los acreedores.

Por otro lado, la reparación de crédito se lleva a cabo a través de  empresas reparadoras como Resuelve tu Deuda, que negocian un descuento con la entidad bancaria para realizar el pago que finalmente se acuerde.

Si bien ambas buscan cubrir la deuda existente, una lo hace ajustando los términos para terminar de saldar la cantidad total, mientras que la otra la reduce mediante una negociación con el banco.

¿Cómo puedo negociar mi deuda con una reparadora de crédito?

Entonces, una reparadora de crédito se encarga de llevar tu caso de endeudamiento para lograr un acuerdo con el acreedor y negociar un descuento porcentual en tu deuda, así como explicarte un plan financiero para ahorrar la cantidad necesaria y liquidar la oferta establecida.

Resuelve tu Deuda es la reparadora de crédito con mayor experiencia en México, y con sus casi 12 años de experiencia y el mejor equipo de profesionales, ofrece asesoría gratuita para conocer tu situación y brindarte la solución que necesitas con el fin de llegar a un acuerdo y saldar la deuda.

Consejos para reestructurar una deuda

Si estás decidido a realizar la reestructuración de deuda, toma en cuenta los siguientes consejos para hacer el procedimiento de manera correcta y beneficiarte de él.

  • Elige con cuidado la empresa gestora o reparadora, ya que muchas buscarán aprovecharse de tu desesperación para ofrecerte soluciones complicadas o a un precio elevado.
  • Siempre opta por las opciones de planificar para que no se vea afectado el historial crediticio, muy importante para la salud financiera.
  • Verifica que el acuerdo con el banco sea firmado por ambas partes para evitar malos entendidos, selecciona la opción que más se adapte a tu capacidad financiera.

Finalmente, procura evitar llegar a estas alturas con tus deudas, realiza tus pagos con tiempo y cuida tu situación económica con el objetivo de que goces de una estabilidad de capital más tranquila y duradera.

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.