Deudas

¿Conviene solicitar una reestructuración de deuda Banorte?

Tener una deuda y pasar por un momento económico complejo puede quitar el sueño. Sin embargo, es importante saber que, contrario a lo que se pudiera creer, incluso en ese tipo de escenarios hay alternativas que se pueden evaluar para no cumplir con la obligación. 

En esta ocasión hablaremos sobre la reestructuración de deuda Banorte. Esta, es una de esas alternativas a las cuales pueden recurrir aquellas personas que viven momentos complicados y, que por ende, ya no pueden pagar el crédito adquirido con la institución.

Pero, ante este tipo de situaciones, ¿qué tanto conviene solicitar una reestructuración de deuda Banorte? ¿En qué momento puede resultar una alternativa eficaz? Aquí te decimos.

¿Qué es la reestructuración de deuda Banorte?

En primer lugar, es importante decir que una reestructuración de deuda se entiende como la medida mediante la cual, el titular de una deuda busca cambiar las condiciones de pago de un préstamo para poder seguir cumpliendo.

De acuerdo con la Condusef, mediante este esquema, se puede negociar con los acreedores, medidas como extender el plazo para el pago de la deuda. Sin embargo, en la práctica, se observa que mediante la reestructuración, las instituciones que otorgan el financiamiento suelen ofrecer, a quienes han dejado de pagar, disminuir el monto de deuda al eliminar los intereses generados, esto bajo la condición de liquidar en una sola exhibición el saldo pendiente.

Cabe señalar que la reestructuración de deuda debe verse como una última alternativa. Antes de ello, se recomienda agotar otras opciones, como buscar la consolidación de deuda, ya que recurrir a la reestructura y obtener descuentos sobre los montos de deuda, puede dejar una mancha negativa en el historial de crédito.

¿Cómo solicitar una reestructuración de deuda Banorte?

Es importante decir que ante dificultades de pago, uno de los elementos fundamentales es mostrar voluntad de pago. Voltear la mirada y tratar de ignorar el problema, no es una solución, y puede acarrear otro tipo de dificultades.

Por ello, si tienes por delante un escenario complejo que te impide pagar los compromisos adquiridos, lo mejor es acercarse con la institución a la que se le debe. Toma en cuenta que siempre estarán abiertas para encontrar posibles soluciones.

En el caso que nos compete, para solicitar una reestructuración de deuda Banorte es importante acercarse con representantes de la institución. Ya sea que se acuda a una sucursal y hablar con un ejecutivo que pueda orientar en el tema, o por medio de la línea telefónica.

Sin embargo, también es posible que la reestructuración de deuda, pueda llegar como una iniciativa de la propia institución acreedora. Por ejemplo, cuando una cuenta cae en mora y han pasado entre 60, 90 o 120 días de impago, es seguro que el caso ya se asignó a una área especializada de cobranza. En un gran número de ocasiones, este tipo de entidades, muchas de ellas despachos de cobranza, ofrecen alternativas de pago que incluyen reducir el monto de la deuda con la condición de liquidarlo en una sola exhibición.

Cabe destacar que si bien, la reestructuración de deuda es una alternativa que se puede negociar de manera directa entre el titular de la deuda y la institución acreedora, no siempre se garantiza obtener resultados satisfactorios. Y es que, no es obligación de la institución aceptar un nuevo acuerdo de pago; o incluso, de aceptar, puede darse el caso de llegar a una propuesta que no se adecua del todo a la situación del titular de la deuda y que, de igual manera, es complicado cubrir.

Ante este tipo de situaciones, vale la pena analizar la posibilidad de recurrir a una reparadora de crédito. Pero, ¿qué ofrecen este tipo de empresas?

¿Reestructuración de deuda o elegir una reparadora de crédito? 

Las reparadoras de crédito como Resuelve Tu Deuda, son entidades especializadas en negociar el pago de diversos tipos de compromisos financieros. Su intervención, garantiza obtener un acuerdo de pago que permite sanar las finanzas personales y cumplir con el compromiso adquirido.

Entre otras cosas, una reparadora de crédito puede conseguir descuentos de hasta 70% sobre el saldo de las deudas. Pero eso no es todo, pues a la par, ayudan a que el historial de crédito no resulte afectado, y construir de nueva cuenta una buena calificación.

Una de las principales ventajas que ofrece este tipo de alternativas es la posibilidad de generar un plan de ahorro a la medida. Mediante este camino, el titular de la deuda puede obtener los recursos que le permitan liquidar los adeudos sin la necesidad de pedir más dinero prestado; esto, destinando una cantidad mensual que se adecua a su realidad financiera.

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.