Administración financiera

¿Sabías que tu ropa contamina?

ropaContamina_ResuelvetuDeuda

¿Qué si te digo que para confeccionar lo que traes puesto hoy se usaron aproximadamente 10,000 litros de agua? Ahora imagina cuánto se ocupó todo tu guardarropa, a eso súmale los pesticidas que se utilizaron para el algodón del que están hechas algunas de tus prendas favoritas, el petróleo necesario para las telas de poliéster y los millones de árboles talados para tus camisas de rayón.

Como ves, las consecuencias de participar en todas las rebajas de temporada van más allá de terminar con una cartera vacía a fin de mes. Además de las compras impulsivas que dañan gravemente tu presupuesto, consumir ropa de forma desmesurada también está dañando al planeta.

Así es, tu ropa contamina. Aunque esta noticia parezca devastadora, considera que después de leer el artículo probablemente te convertirás en una persona más cuidadosa con este tipo de consumo. Además, una de las grandes ventajas de volverte más ecofriendly con tu guardarropa es que podrás ahorrar dinero mientras cuidas al planeta.

Para ello y como en cualquier ámbito necesitamos ser constantes para ver resultados permanentes. Por ello, en el caso de cambiar un hábito de consumo como el que tenemos con la ropa, nuestro mejor incentivo es la información.

Ya sabemos que tu ropa contamina pero, ¿qué tan grande es el impacto?

De acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD),

  1. La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo.
  2. Genera más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos juntos.
  3. El agua que gasta podría ser utilizada para satisfacer a 5 millones de personas.

Tristemente estos datos ya no nos sorprenden. Las tiendas de ropa nos han acostumbrado a tener hasta cuatro mini temporadas de ropa disponibles CADA MES. Obviamente las prendas no tienen la mejor calidad y, a pesar de que lo sabemos, a veces es difícil resistir las grandes promociones o rebajas sobre rebajas.

¿El Fast fashion es el culpable?

ropaContamina_ResuelvetuDeuda

Se le conoce como Fast Fashion al sistema de venta de ropa minorista que busca adoptar la tendencia de la pasarela lo antes posible para producirla y venderla a los consumidores. También se le le atribuye el adjetivo de fast a la velocidad con la que se compra, usa y desecha este tipo de ropa. Además, debido al proceso de producción, muchas veces las prendas tienen una calidad muy baja.

De unos años para acá nadie se sorprende si la playera que conseguiste por $200 pesos en una tienda muy popular se rompe en la segunda lavada. Las marcas de Fast fashion ha inundado los guardarropas de las personas con sus precios accesibles, pero a costa de una baja calidad en sus productos. No obstante, el costo ambiental es lo más alarmante.

Otro daño colateral lo sufre nuestro bolsillo ya que estamos pagando por ropa y calzado que tendrá una vida útil muy corta, lo que generará otra compra en el mediano plazo.

Este ejercicio debería importarte:

Imagina que en el año asistes a las rebajas de invierno, de verano, al Buen Fin y, adicionalmente, realizas otras 3 visitas al centro comercial. Supongamos que gastaste alrededor de  $12,000, de los cuales la mitad se fue en fast fashion. Así, en este periodo habrás mal gastado al menos $6,000 pesos. Ese dinero lo pudiste haber aprovechado para otros fines como pagar tus deudas o meterlo a un producto de inversión.

Tu ropa contamina pero donarla tampoco es el camino

Donar ropa y zapatos es un acto de buena voluntad, pero donar ropa en malas condiciones no ayuda en nada. Tampoco cuenta como ayuda útil si tu plan es entregarla a los damnificados de algún desastre natural. La PAHO (Pan American Health Organization) nos lo deja más claro: el objetivo de una buena donación es responder a las demandas reales expresadas por el receptor.

“Nunca deben existir normas dobles para medir la calidad. Si el producto es inaceptable en el país donante, es inaceptable como donación.”

La ropa contamina y tu puedes hacer algo al respecto

Ahora que ya tienes una idea del gran impacto ambiental que generas con cada compra, pon manos a la obra.

  1. A partir de ahora, planea tus compras. Armar un capsule wardrobe puede ser una buena manera de comenzar. Si no sabes de qué hablo, lo resumo: es una mini colección de ropa formada por cierto número de prendas, todas combinables entre sí. El chiste es que sean pocas prendas, pero de calidad. Ahorrarás dinero al no tener que reponer continuamente tu ropa desgastada, tendrás un estilo muy consistente y aportarás tu granito de arena al mundo. Además, si necesitas ir de compras, sabrás exactamente qué prendas necesitas.
  2. Di sí al consumo responsable. No necesitas 100 playeras básicas ni tres jeans iguales, piensa en el medio ambiente y de paso en tu economía.
  3. Mi palabra favorita: ¡PRESUPUESTO! Ahora que ya sabes el daño que provocan tus compras, espero que te motives a recortar tus gastos en este rubro. Realiza un presupuesto en el que asignes sólo cierto porcentaje de tu ingreso a este fin.
  4. Comprar prendas de segunda mano en tiendas de ropa vintage. No digo que vayas a los tianguis y busques entre montones de ropa vieja. Lo que puedes hacer es visitar este tipo de establecimientos, ahí seguro encontrarás prendas de gran calidad, mucho estilo, buenas marcas y precios accesibles.

Te invito a que a partir de ahora visualices el proceso completo de cada prenda que desees comprar, desde que se confecciona hasta que termina en la basura. Si no contribuye significativamente a tu clóset ni a tu economía, mucho menos lo hará a la preservación de nuestro medio ambiente.