Administración financiera

¿Qué es el CAT y para qué sirve?

Equipo Editorial Resuelve tu Deuda

2 junio, 2020 | 5 mins

Cuando pides un crédito es importante saber cuál es la tasa de interés que va cobrar el banco o la institución financiera por dártelo, pero lo es más conocer el CAT

¿Qué es el CAT? 

Es la abreviación de Costo Anual Total. Como su nombre lo dice, el CAT engloba todos los cobros que te hará la entidad financiera por darte el préstamo, y está obligada a decírtelo antes de que firmes el contrato. 

La tasa de interés te dice cuánto te cobrarán exclusivamente por darte el préstamo, pero no incluye otro tipo de cobros, como por ejemplo comisión por apertura de crédito o administración de cuenta, eso sólo lo puedes saber con el CAT. 

¿Cómo calcular el CAT y usarlo a mi favor?

Para que quede muy claro, el CAT es el indicador que te dirá cuánto te costará exactamente ese crédito que estás solicitando y no te caiga de sorpresa cuando el banco, aparte de la tasa de interés, incluya los demás cobros. 

Por ejemplo, si pides un crédito de 10 mil pesos, y la tasa de interés anual es de 30 por ciento, significa que al final pagarás 13 mil pesos. 

Sin embargo, antes de firmar pregunta por el CAT, si te dicen que es de 60 por ciento, toma en cuenta que lo que terminarás pagando será 16 mil pesos y no 13 mil pesos como pensabas al principio. 

Además de conocer el costo exacto de lo que pagarás por ese crédito, también es una gran herramienta comparativa. 

El CAT es de gran utilidad para comparar el costo financiero entre créditos, sin importar que sean de plazos distintos o incluso, productos diferentes, dado que es una herramienta que engloba todo y arroja el costo final. 

Por ejemplo, supongamos que un banco te ofrece un crédito a una tasa de interés de 10 por ciento, pero con un CAT de 90 por ciento. Si no te fijas en el costo total, parecerá un financiamiento atractivo, cuando no lo es. 

En cambio, tal vez otro te ofrezca un crédito a una tasa de interés de 40 por ciento, pero con un CAT de 50 por ciento. La tasa anual parece elevada, pero al final de cuentas no pagarás tanto como en el primer caso. 

La gob.mx/condusef/ tiene una serie de calculadoras en la que puede comparar fácilmente entre bancos para encontrar al que te ofrece el mejor financiamiento. 

¿Qué es el CAT promedio? 

Debes tener en cuenta que aunque las instituciones financieras están obligadas a informar sobre cuál es el CAT que ofrecen a sus clientes, no para todos es el mismo. 

La razón es muy simple, los bancos y cualquier otra entidad hacen sus cálculos calculando los riesgos que representan las personas, por lo tanto, es más probable que un cliente que lleva años con ellos les pague sin problema a que suceda lo mismo con uno nuevo. 

Asimismo, si un cliente tiene un mal historial crediticio lo más probable es que tenga problemas con un nuevo préstamo. Al contrario, un buen pagador, seguramente lo seguirá siendo. 

De esta forma, al representar menor riesgo un cliente al que la institución conoce, le ofrece una tasa de interés más baja, y por ende, su CAT será menor. 

Sin embargo, ese CAT no lo puede ofrecer a todos sus clientes, por lo tanto, saca un promedio entre el CAT más barato que ofrece y el más alto. De esa manera, los clientes tienen una idea del costo real.  

¿Qué costos incluye el CAT?

Además de la tasa de interés, este indicador incluye comisiones, anualidad y primas de seguros, que al sumarlos, dan la totalidad a pagar. 

Es importante señalar que el costo en ocasiones puede ser mayor, dado que no su cálculo no incluye elementos como el Impuesto al Valor Agregado. 

Asimismo, por ley toda institución financiera, en operaciones menores de 900 mil dólares, está obligada a darte a conocer el CAT como porcentaje anual de la suma que solicites, de modo que tengas todo lo necesario para tomar una decisión. 

¿Qué hacer si no revisaste el CAT ? 

No es raro que un vendedor, con tal de colocar un préstamo no te informe del CAT y tú no te percates, dado que suelen estar en “letras chiquitas”, en los contratos. 

En caso de que te haya sucedido eso y el ahora estés pagando más de lo que pensabas, puedes acudir a la https://www.condusef.gob.mx, instancia que te ayudará a interponer una queja y a defender tus derechos. 

Si la situación ya te salió de las manos, y ahora tienes una deuda que te es imposible pagar, te aconsejamos que te acerques a una reparadora de crédito como resuelvetudeuda.com, que te ayudará a negociar una disminución en tu deuda. 

Equipo Editorial Resuelve tu Deuda

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.