Deudas

¿Qué hago si no puedo pagar mis deudas?

¿Qué hago si no puedo pagar mis deudas?

De acuerdo con la ley de Colombia, ninguna persona puede ir a prisión por no pagar deudas, pero sí es posible que sea embargada, por lo anterior, recomendamos hacer el mayor esfuerzo para siempre saldar los compromisos adquiridos.

Sabes que en medio de la actual situación económica que atravesamos los colombianos no es fácil mantenerse al corriente, pero si continúas leyendo este artículo te darás cuenta que siempre existe una solución. 

Primero que nada dejemos claro que al hablar de deudas nos referimos a algún o algunos créditos adquiridos con un banco o institución financiera, el cual o los cuales, por algún motivo se dejaron de pagar. 

Ante esta situación, debes ser consciente que al momento de adquirir ese financiamiento firmaste un contrato el cual representa un compromiso legal para devolver el dinero en un tiempo determinado más los intereses acordados.

El diálogo debe ser tu primera opción 

Los bancos y demás instituciones financieras no son ajenas a la difícil situación económica que atraviesa el país luego del paso de la pandemia, por lo tanto, si tu economía se vio afectada por ésta, no dudes en acercarte y exponer tu situación. 

Sería una mentira decir que el banco será comprensivo al grado de perdonarte la deuda, eso nunca pasará, pues su negocio es prestar; sin embargo, tampoco quieren que dejes de pagar, por lo que seguramente puedes llegar a un buen arreglo. 

Con esto nos referimos a que tal vez puedas negociar que las mensualidades sean menores, que el plazo sea mayor o hasta una disminución en la tasa de interés. 

También es posible que te ofrezcan liquidar el crédito en su totalidad con una suma menor a la de la deuda. En este caso es muy probable que no cuentes con la cantidad necesaria, pero podrías acudir a otro banco para que te preste esa suma. 

De conseguirlo, estamos liquidando una deuda para asumir otra, pero de menor tamaño, y de preferencia con mejores condiciones en plazo y tasa de interés.

¿No sabes negociar? Déjaselo a los expertos 

Si negociar no es lo tuyo, o ya hiciste el intento y la institución financiera no se presta al diálogo, lo mejor que puedes hacer es recurrir a los expertos como Resuelve tu Deuda, empresa con más de 11 años de experiencia, que además de Colombia, también opera en México, España, Portugal e Italia.  

Esta empresa es especialista en negociar deudas, al grado que sus asesores pueden conseguir descuentos de hasta 50 por ciento en el adeudo total. 

Sin embargo, esto no es por arte de magia, pues una vez que contactas a Resuelve tu Deuda, uno de sus asesores analizará tu situación, te insertará en un programa de ahorro y negociará con la entidad a la que le debes. 

Después de cierto tiempo, en el cual habrás ahorrado lo suficiente, se usará ese dinero para liquidar la deuda, la cual ahora tiene un gran descuento. 

Como podrás imaginarte, esta opción requiere de disciplina para ahorrar, pero los resultados son muy satisfactorios, pues no sólo ya no tendrás deudas, sino que además lo habrás conseguido sin pagar la totalidad. 

Es momento de ahorrar y tener más ingresos 

Para pagar deudas, ya sea mediante la negociación directa o indirecta, el único camino es contar con ingresos suficientes, por lo tanto, si no los tienes, ha llegado el momento de generarlos. 

La vía más sencilla es mediante los recortes de gastos. En este punto deberás identificar cuáles son tus gastos necesarios e innecesarios. 

Por ejemplo, del lado de los necesarios deberás incluir aquellos que no puedes dejar de hacer, como la renta de la vivienda, el destinado al transporte, el de servicios como agua, luz, internet; el de la comida, etcétera. 

Y del otro lado pondrás todos aquellos que no lo son y por lo tanto, se pueden recortar, por ejemplo: comida chatarra, bebidas alcohólicas, ropa, entretenimiento, y demás. 

No se trata que cortes de tajo este tipo de gasto, sino que sepa limitarlo. Por ejemplo, si cada fin de semana te vas de fiesta y consumes 10 cerveza, ahora hazlo una vez al mes y sigue haciéndolo cada semana, pero consumiendo muchas menos. 

Si todos los días compras un café en el establecimiento más popular, deja de hacerlo y prepárate un buen vaso en casa. 

Ahora bien, si el recorte a gastos no es suficiente, es momento de intentar generar nuevos ingresos. Puedes partir por solicitar un aumento de sueldo o bien buscar un empleo en el que te paguen mejor. 

Si lo anterior no es posible, también puedes buscar trabajo extra los fines de semana o emprender un negocio que no requiera de tanto tiempo y lo puedas complementar con tu actual trabajo. 

En el último de los casos también puedes generar ingresos adicionales con la venta de algún artículo, puede ser una televisión que ya no uses, un equipo de sonido, esa consola de videojuegos que ya prácticamente no aprendes. Tú sabrás. 

Como habrás observado, pagar las deudas es posible con una planeación adecuada y las ganas de hacerlo.