Deudas

¿Cómo salir de deudas si no tengo trabajo?

¿Cómo salir de deudas si no tengo trabajo?

El desempleo es una de las razones más frecuentes para endeudarse. Quedarse sin trabajo repentinamente desbalancea la economía familiar, especialmente cuando no se cuenta con un fondo para hacer frente a los gastos corrientes. 

Planificar nuestras finanzas personales para administrar nuestros recursos nos permitirá hacer frente a los meses sin trabajo, aunque no tengamos un ingreso fijo e incluso tengamos deuda que hayamos contratado previamente a haber recibido la noticia del despido.

¿Cómo salir de deudas si no tengo trabajo?

Lo primero que se tendrá que hacer es tener clara cuál es la situación financiera y aceptarla. Te recomendamos analizar cuánto representan tus deudas respecto al salario que antes percibías, si suman más de 40% del ingreso, entonces había sobreendeudamiento y no existía buena salud financiera antes de entrar al desempleo. 

Saber cuáles son los tipos de deudas contraídas te ayudará a clasificarlas entre las que tienen algún efecto colateral, como un crédito hipotecario, y las que no, como las tarjetas de crédito, de esta forma comenzarás a priorizar pagos.

Crea un presupuesto mensual, de arrendamiento, comida, servicios, educación y otros gastos. Recuerda que el desempleo nos obliga a entrar en un periodo de reducción de gastos y sólo a partir de este ejercicio es posible identificar las salidas de dinero innecesarias.

Dejar de comprar el café de todas las mañana o evitar la salida semanal con los amigos son medidas esenciales cuando estás sin trabajo, tienes deudas y no quieres consumir tu fondo de ahorro en esos gastos. 

¿Quién me puede ayudar a pagar mis deudas?

Si había disciplina previa de ahorro, es posible destinar parte de esa reserva  a financiar los meses sin ingreso, en tanto se encuentra un nuevo empleo. Si no hay ahorros, es viable buscar una fuente de financiamiento que implique bajas tasas de interés, pero teniendo claridad en que sea solo temporal y que deberá liquidarse, en cuanto se encuentre una nueva fuente que genere recursos de manera estable.

También será importante buscar la reestructuración, la consolidación o  la negociación de deuda con tus acreedores. Esta es una herramienta útil según el tipo de endeudamiento en el que se encuentre, hay que identificar la mejor opción para darle salida.

 La consolidación de deudas significa concentrar todas en una sola institución con tasa de interés y condiciones más favorables. Reestructurar es solicitar un esquema de pagos fijos mensuales que variarán en distintos plazos y montos de interés. 

La negociación del pago de la deuda normalmente ocurre cuando ya llegaste a Buró de Crédito con registro negativo. Puedes realizarla personalmente o acudir a una reparadora de crédito que te ayudará a llegar a un acuerdo con el acreedor. 

 ¿Cómo hago para pagar mis deudas si no tengo dinero?

Otra alternativa al escenario de estar sin trabajo y tener deudas es retirar anticipadamente tu AFORE. Puedes hacerlo con “retiros parciales” para disponer de esos ahorros para sobrellevar los gastos mensuales, en tanto surge una nueva oferta laboral. 

Esta alternativa no está diseñada para pagar deudas de tarjetas de crédito, pero permite al deudor pensar con claridad qué opciones tiene para liquidar sus compromisos financieros contraídos previo a quedarse desempleado. 

Para poder gozar de este beneficio es necesario tener mínimo 12 bimestres de cotización, es decir, dos años, tener 46 días naturales sin empleo, no haber realizado algún retiro en los últimos 5 años y que la cuenta de Afore tenga por lo menos 3 años de antigüedad. 

Las consecuencias de ocupar este dinero son que en el caso de desempleo se restan las semanas de cotización, además que realizar este retiro afecta al monto de tu pensión en un futuro.  

Una vez que regreses a la vida laboral puedes realizar aportaciones voluntarias a tu Afore, lo cual te dará beneficios fiscales en tu declaración anual, pero también te permitirá reponer el ahorro del que echaste mano para que tus semanas de cotización no se vean afectadas. 

Nuevos créditos pero sigo en Buró 

Aunque hayas liquidado tus adeudos con tus acreedores, la marca negativa en Buró de Crédito se mantendrá por un tiempo. Eso no impide que vuelvas a ser sujeto de crédito, especialmente cuando lograste rehabilitarte financieramente de la mano de una reparadora de deuda. 

Si ya liquidaste tus compromisos financieros, bajo un esquema de negociación por quita y luego de haber cumplido disciplinadamente un plan de ahorro, puedes acercarte a preguntar a la reparadora que te ayudó cómo puedes hacer para solicitar nuevos créditos.