Administración financiera

Paro técnico laboral: ¿qué es y cómo funciona?

Eduardo Mendoza

9 septiembre, 2020 | 4 mins

El impacto por la pandemia de Covid-19 ha trastocado la operación cotidiana de todas las empresas. Sin importar el tamaño, los negocios han tenido que buscar alternativas para garantizar ingresos y evitar despidos o cerrar de forma definitiva.

Las autoridades mexicanas han solicitado que los empresarios negocien en la medida de lo posible con sus trabajadores a fin de encontrar soluciones para enfrentar las condiciones económicas actuales.

¿Qué es un paro técnico laboral? 

 En ese sentido, la legislación del país permite a las empresas una figura conocida como “paro técnico”, un esquema de operación acordado con sus empleados donde se modifican, de forma temporal, horarios, salarios y otros aspectos laborales, sin que esto condiciones generales de trabajo, y así asegurar la existencia de la fuente de empleo.

¿Cómo funciona un paro técnico? 

Si bien la Ley Federal del Trabajo en México explica que los paros técnicos serán lícitos únicamente cuando el exceso de producción haga necesario suspender el trabajo para mantener los precios en un límite costeable, previa aprobación de la Junta de Conciliación y Arbitraje, la misma Secretaría del Trabajo ha reconocido que es una medida aplicable ante un escenario caída en la actividad económica, tal y como ocurre actualmente ante la contingencia sanitaria.

De hecho, en la crisis financiera global de 2008 y 2009, México aplicó los paros técnicos, bajo el nombre de “Programa para la Preservación del Empleo”, esquema que buscaba reducir los costos para las empresas. Así, la medida fue bien recibida y aplicada principalmente por la industria automotriz.

Así, prácticamente todos los analistas y organismos internacionales coinciden en que el efecto económico que tendrá la pandemia de Covid-19 será algo nunca visto en muchos años, con lo que se deberán aplicar medidas extraordinarias para preservar el empleo y la continuidad de las empresas.

¿Cómo se paga al trabajador en un paro técnico?

Un paro técnico no puede aplicarse de manera unilateral, es decir, que el dueño de la empresa decida modificar los días laborales, salarios o prestaciones sin informar y negociar con sus trabajadores, de lo contrario estaría infligiendo la legislación mexicana y podría ser acreedor a fuertes sanciones monetarias.

Bajo ese escenario, si las condiciones actuales han llevado a tu jefe o al dueño del lugar donde laboras a proponerte cambios en tus labores cotidianas, debes considerar los siguiente: 

  • Cualquier acuerdo debe ser presentado por escrito.
  • La empresa debe explicar las condiciones actuales de la empresa y los efectos en su operación y los salarios de sus trabajadores.
  • En los casos más extremos, puede presentarse una suspensión de actividades por un tiempo definido de tiempo.
  • Pueden aplicarse vacaciones obligatorias o llevar al trabajador a tomar los días de descanso que había dejado pendientes.
  • La empresa debe comprometerse a no despedir al trabajador por las actuales condiciones económicas.

¡Cuida tus derechos laborales!

Toma en cuenta que puedes no aceptar las condiciones que quiera negociar tu empleador; sin embargo, es recomendable negociar ante la situación económica adversa que se vive en el país, que hasta el momento se espera que sea pasajera y en unos meses se vuelva a retomar la actividad productiva.

En ese sentido, debes cuidar que en el acuerdo presentado por la empresa quede muy claro que el paro técnico es de carácter temporal y a partir de que mejoren las condiciones, se debe regresar al mismo salario, horarios, prestaciones y otros aspectos que se hayan negociado como parte de la modificación parcial de las operaciones de la empresa. Recuerda que es un mal momento para quedarse sin empleo, así que, en la medida de tus posibilidades analiza la viabilidad para tus finanzas de aceptar un paro técnico que busque aplicar la empresa en la que laboras; de lo contrario, puedes solicitar asesoría en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

Eduardo Mendoza

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.