Administración financiera

¿Meses sin intereses o pagos fijos?

MesesSinIntereses

Antes de convertirme en un experto del crédito, me rompí la cabeza por diversas experiencias. Algo que me causó muchos problemas fueron las promociones a meses sin intereses y a pagos fijos. Mis errores: dejarle el problema a mi yo del futuro y no entender los conceptos. Pero lo bueno es que aprendí de mi desastre financiero.

¿Qué son los meses sin intereses?

Si acabas de recibir tu primera tarjeta de crédito y estás aprendiendo todo lo relacionado con su uso, es muy importante que conozcas uno de los términos más comunes y que estará presente cada que pagues con tu plástico. Hablamos de los meses sin intereses.

Historia de los meses sin intereses 

Creados en los años 80 en Argentina, actualmente son una gran opción de compra siempre y cuando los utilices correctamente y no comprometas tu bolsillo al “dar tarjetazo” a la menor provocación.

Esta forma de pago inició su auge en México a partir de 1999 y desde entonces se ha consolidado como el método de compra de los usuarios de tarjetas de crédito. Si aprendes a usarlos, los meses sin intereses te pueden ayudar a adquirir bienes y servicios de una forma cómoda sin afectar tus finanzas personales.

¿Qué son los meses sin intereses? 

De acuerdo con la definición del Banco de México, los meses sin intereses son, tal y como su nombre lo indica, una promoción que permite liquidar el valor del bien o servicio adquirido en un plazo diferido a plazos sin que se genere un interés. 

De hecho, los datos del banco central detallan que más de 22% del consumo en el país con tarjetas de crédito se realiza bajo este modelo. Así, seguramente has escuchado o visto publicidad de un sin fin de productos que se ofrecen bajo este criterio y que se pueden adquirir, a partir de 3, 6, 12 o incluso más mensualidades.

¿Cómo funcionan los meses sin intereses? 

En primera instancia, suena como una manera fácil de comprar, pero no del todo es así. En un ejemplo sencillo, imagina que quieres un teléfono que cuesta 10 mil pesos y encuentras una oferta para pagarlo a 12 meses sin intereses. Esto quiere decir que realizarás 12 pagos por 833 pesos, que visto así, no suena complicado para cubrirlo. Sin embargo, el problema se presenta cuando adquieres muchos artículos bajo esta promoción y sobrepasas tu capacidad de pago y al momento de llegar al pago mensual, se complica cumplir con todo tu adeudo, lo cual puede provocar que te atrases y empieces a generar intereses moratorios que se irán acumulando y que pueden hacer tu deuda impagable.

¿Quién paga los intereses de los meses sin intereses?

Por principio, son los comercios quienes absorben el costo de los meses sin intereses antes de incorporarlos al precio del producto, como una estrategia para aumentar ventas y que los clientes se vean atraídos por ofertas y facilidades de pago.

Sin embargo, también se presentan casos donde los negocios aumentan el precio de los productos y los ofrecen dentro de sus promociones de meses sin intereses, con lo cual es el usuario quien acaba pagando un sobrecosto disfrazado de oferta de pagos diferidos.

Para evitar este tipo de prácticas, es muy recomendable comparar en varios establecimientos el precio del mismo producto y determinar cuál es la forma de pago que más te conviene para su adquisición.

Gasta y paga después… ¿buena idea?

Son los últimos días de Abril. Una tienda departamental reconocida realizó su acostumbrada venta nocturna, lo que significaba descuentos y promociones por doquier. Ahí me tienes, listo y dispuesto, con tarjeta de crédito en mano, en ese momento consideraba que ese pequeño e inofensivo plástico era mi aliado perfecto . De arriba a bajo, a lo largo y a lo ancho, por los todos los departamentos, cazando los mejores descuentos.

Esto fue lo que me sucedió:

En esta ocasión podía comprar a meses sin intereses o con descuento y pagar 3 meses después. Mi grandiosa mente concluyó que era mejor comprar a meses sin intereses lo que costaba más.

Por ejemplo:

Algunas de las cosas que compré fueron unos tenis a 1,800 pesos y un videojuego a 2,400 pesos, en total mi monto de deuda era 4,200 pesos y decidí pagar a 6 meses sin intereses, entonces cada pago sería de 700 pesos al mes. No iba a pagar interés, sólo en el caso de no cubrir con mi mensualidad completa, lo cual no consideré al estar comprando.

En otra tienda, elegí comprar una pantalla a pagos fijos. Me habían mencionado que este forma de pago era muy accesible y rápida, pagas un enganche y listo, ten tu pantalla. Y sí, fue muy fácil adquirirlo pero muy difícil de pagar. Debo mencionar que yo desconocía que en mi plan de pagos fijos ya venían contemplados los intereses.

mesesSinInteresesOpagosFijos1_ResuelvetuDeuda

El desglose de los daños:

Strike #1

Seguro estás pensando que no pude completar la mensualidad, ¿por quién me tomas?, ¿por un principiante financiero? Pues tienes toda la razón, en esos días lo era y olvidé mi fecha de pago y...¡Hola, recargos! A pesar de ser una compra sin intereses, las instituciones financieras aplican una penalización cada que no se realiza o se retrasa el abono.  Entonces, mi deuda terminó aumentando.

Strike #2

Como te lo mencioné, no sabía que cuando ocupas un financiamiento a pagos fijos ya te están cobrando el interés: esa es la enorme diferencia con estos créditos. La tienda departamental me otorgó la facilidad de pagar los 35 mil pesos que costaba mi pantalla y al final se componía de esta manera:

  • Un enganche de 1500 pesos.
  • Plazo de 32 pagos quincenales.
  • Pago quincenal de 1,255 pesos cada uno,
  • Por lo que el total pagado fue: 61,740 pesos

En este tipo de préstamos se consideran intereses, comisiones y/o cargos adicionales (CAT). A pesar de que fue una compra a “cómodas quincenas”, terminé pagando mucho más de lo que costaba.

Ojo: El CAT representa cuánto te va a costar el financiamiento que solicitaste: tarjeta de crédito, préstamo, etc.

¿Meses sin intereses o pagos fijos?

Por mi historia podrás deducir que los créditos a pagos fijos impactan más tus finanzas personales, y no estás equivocado, tiene todo el sentido del mundo. Pero la tasa de interés variable de las tarjetas de crédito también es una desventaja para los meses sin intereses en el caso de atraso.

Probablemente, has escuchado en las noticias: “El Banco de México (Banxico) subió su tasa de interés en 25 puntos base para colocarla a 7%.” Cuando esto sucede, la tasa de interés de tu tarjeta sube.

¿Entonces qué conviene más?

Yo te recomiendo pagar a meses sin intereses cuando el plazo no sea tan largo: 6 a 12 meses. Ten presente tu capacidad de pago para que la probabilidad de atraso sea menor, y así no estarás pagando más por lo que adquiriste.

Normalmente los pagos fijos son consumidos por aquellas personas que no tienen acceso a una tarjeta de crédito, en estos casos, les recomiendo ahorrar y comprar al “chaz, chaz”.

mesesSinInteresesOpagosFijos2_ResuelvetuDeuda

Moralejas:

Después de mi experiencia, ahora tengo muy en cuenta los siguientes 5 puntos al momento de comprar a crédito:

  1. Por siempre y para siempre es mejor pagar al contado. Los meses sin intereses ya no me hacen ojitos. Si no me urge, espero a juntar el dinero para comprarlo.
  2. No debo rebasar mi capacidad de pago. Recuerda esta regla básica: tu deuda no debe ser mayor al 30% de tu sueldo mensual para deuda para evitar caer en sobreendeudamiento o incluso presentar problemas de atraso.
  3. Cotizar, comparar y calcular. Hay tarjetas de crédito mejores que otras, así como mejores promociones y por supuesto crédito a pagos fijos convenientes. El chiste es buscarle, no comprar a lo bestia.
  4. No descuidar mi ahorro. Lo peor que puedes hacer en caso de quedar desempleado, o al enfrentar una emergencia médica, es no pagar tus deudas. Un ahorro sólido te ayudará a cuidar tus finanzas personales para no enfrentarte a los costosos intereses moratorios y a la fastidiosa cobranza.
  5. Utiliza herramientas. Si te ofrecen créditos a pagos fijo que parecen buena idea, utiliza la Calculadora del Costo Anual Total del Banxico o la Calculadora de PROFECO. Entre más alto el CAT mayor será el costo del crédito.  

Ahora ya sabes, no se trata de no comprar, se trata de realizar compras inteligentes.

Ventajas y desventajas de los meses sin intereses

El secreto está en tomar promociones que queden por debajo de tu capacidad de pago. En este punto, no está de más recordarte que tus deudas NO deben de rebasar 30% de tus ingresos. En ese sentido, realizar alguna compra a meses sin intereses bajo esa premisa, es considerada como algo positivo, ya que parcializarse su pago sin tener que pagar un extra al banco con el cual tienes tu tarjeta de crédito.

Otra ventaja es que te puede ayudar a generar un excelente historial de crédito. Si cumples con todas tus compras bajo esta promoción, los bancos reconocerán ese buen comportamiento y te ofrecerán una mayor línea de crédito en tu tarjeta o pueden ofrecerte una con mayores beneficios, la cual podrás tomar siempre y cuando no represente un riesgo para tu bolsillo.

En caso contrario, debes tener muy en cuenta los riesgos de un mal manejo de los meses sin intereses:

  • Juntar muchas promociones. El conjunto de mensualidades puede volverse un pago complicado al llegar tu estado de cuenta. Al atrasarte, irremediablemente terminarás pagando intereses al banco.
  • Posponer por muchos meses una compra puede no ser tan bueno. Considera que si hacer una compra a 48 o 36 meses, quizá ya hayas disfrutado del producto y aún así seguirás pagándolo o incluso adquieras nuevas deudas.
  • Comparar precios. Una supuesta “promoción” a meses sin intereses puede ocultarte un aumento en el precio de la mercancía o servicio que quizá valga la pena adquirir de otra forma.

¿Es bueno comprar a meses sin intereses? 

Definitivamente, si necesitas algún producto o servicio, realizar una compra bajo esta opción de crédito es recomendable, ya que si eres un consumidor que planea y y tienes la paciencia para visitar más de una tienda y revisar precios, puedes encontrar buenas ofertas.

Al mismo tiempo, es importante que no excedas tu capacidad de pago y tampoco te dejes engañar por muchas promociones a meses sin intereses, que en el acumulado se volverán una ola imparable que comprometer tus ingresos.

Como habrás notado, los servicios financieros tienen pros y contras. El truco es usarlos de forma correcta para evitar caer en deudas impagables. Si en este momento empiezas a sufrir para liquidar las mensualidades de tus tarjetas, una reparadora de crédito puede ser la solución a tiempo para evitar un problema mayor.