Administración financiera

Que no te espanten: te decimos cómo procede un embargo

Eduardo Mendoza

21 noviembre, 2019 | 5 mins

¿Tienes alguna deuda y te han amenazado con realizar un embargo? ¿Te has atrasado en algún pago y temes que el acreedor pueda proceder de esta forma para cobrar la deuda? Debes saber que si bien las instituciones que prestan dinero pueden exigir un pago por medio del embargo, este es un proceso que debe ser dictaminado por un juez y que no se da de la noche a la mañana.

Seguramente en algún momento de tu vida habrás escuchado el término “embargo”. Y es que, este concepto está relacionado directamente con el mundo de los créditos y los préstamos. Aunque no seamos especialistas en el tema, tenemos la idea que mediante un embargo, cualquier institución o empresa puede retener los bienes y tomarlos como medida de pago ante un préstamo que no ha sido liquidado. Pero, ¿cómo procede un embargo en México?

¿Qué es el embargo?

En México se establece que el embargo es un derecho que pueden ejercer las instituciones financieras o empresas que otorgan crédito para reclamar el pago de una deuda que no ha sido cubierta en tiempo y forma, esto a través de la retención de bienes. No obstante, debes tener muy en cuenta que el embargo se deriva de la resolución de un juez, por lo que debe existir un procedimiento legal para llegar a este punto.

Al respecto, debes saber que el embargo es visto como la última opción que tienen las instituciones para poder reclamar el pago de una deuda. Antes de esto, la institución procederá de diversas formas para intentar recobrar el préstamo. Una de ellas podría ser la mediación para llegar a un acuerdo y liquidar el adeudo. Sin embargo, si se agotan todos los mecanismos previstos y el incumplimiento en el pago de la deuda persiste, entonces sí se procederá al embargo.

Al ser un procedimiento netamente legal, para llegar a un embargo, la institución interesada deberá interponer una demanda para iniciar un juicio ejecutivo mercantil. Así, la autoridad, como en cualquier procedimiento de carácter legal, tiene la obligación de notificar a las partes involucradas. Por lo que de ser el caso, el deudor será notificado sobre la demanda de embargo interpuesta en su contra.

¿Cómo sé si hay una demanda de embargo en mi contra?

Hoy en día, las instituciones financieras contratan a diversos despachos para que realicen la cobranza en casos donde hay demoras en el pago. En ocasiones, algunos despachos pueden caer en malas prácticas y amenazar con proceder a un embargo mercantil. Incluso, llegan a enviar a las personas notificaciones donde se da por hecho el embargo.

La realidad es que estas acciones carecen de legalidad, pues el único autorizado para notificar que existe una demanda de embargo es un actuario. 

Como se citó líneas arriba, en caso de existir una demanda de embargo, el juez que lleva el caso tiene la obligación de notificar a las partes. De esta forma, el actuario certificado es el encargado de hacer saber que existe un procedimiento de esta índole.

Una vez establecida la demanda por parte del acreedor, el juez realizará las diligencias que competen a este tipo de actos. Incluso, una vez levantada la demanda, podría existir la oportunidad de liquidar la deuda, por lo que, de cubrir el monto total, la demanda quedaría nulificada.

Los juicios de embargo son procedimientos de largo plazo. Así, un juicio ejecutivo para determinar un embargo mercantil podría llevar de ocho meses, en el mejor de los casos, hasta cinco años. Todo en relación a la disposición de las partes y el cumplimiento con los requerimiento del juzgador.

En caso de que el fallo se dé a favor del acreedor, el juzgador dicta un acto de ejecución y se notificará a las partes. El juez establece el día y la hora en el que se procederá con el embargo. Para ello, el actuario se presentará en el domicilio del deudor con la documentación que acredite la orden de la autoridad para llevar a cabo el embargo.

En caso de no encontrarse el deudor en la fecha y hora señalada, la ley establece que el embargo se procedería al día siguiente. De no encontrarse al día siguiente “se practicará la diligencia con cualquier persona que se encuentre en la casa o a falta de ella con el vecino inmediato”.

Es importante decir que la ley otorga al deudor el derecho de elegir los bienes a embargar, esto según el artículo 437 del Código Federal de Procedimientos Civiles que se encuentra en diputados.gob.mx.

Evita que inicien un proceso de embargo en tu contra  

  • Si te encuentras en un situación de retraso en el pago de obligaciones derivadas de algún financiamiento o similar, lo mejor es que estés al tanto de tu relación con el acreedor. Desentenderse de la situación no es una buena idea, por lo que se recomienda estar en contacto con la institución financiera.
  • En este tipo de casos, debes saber que un embargo no procederá si no existe una demanda previa. Además, es preciso subrayar que el impago de una deuda no representa que la institución financiera procederá de inmediato con el embargo. Para ello, tratará de agotar todos los mecanismos para liquidar.
  • Recuerda que si estás en una situación de impago, y tu escenario se torna complicado, existe la opción de acudir a una reparadora de crédito. Con la ayuda de este tipo de entidades, es posible llegar a una mediación con las instituciones y evitar un proceso de embargo.

Eduardo Mendoza

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.