Deudas

¿Cómo negociar una deuda con Davivienda?

Davivienda es uno de los bancos más populares en Colombia, lo que significa que cuenta con millones de clientes, entre los cuales no es difícil que algunos hayan dejado de pagar sus deudas

Si tú eres uno de ellos, continúa leyendo, pues en este artículo te diremos cómo negociar de una  manera eficaz para ponerte al corriente y liquidar tu adeudo. 

Davivienda cuenta con una basta historia en Colombia, pues se fundó en 1972, y desde entonces se especializa en brindar todo tipo de servicios financieros a personas, empresas y sectores rurales. 

Es un banco con más de 17.300 empleados, con más de 19.3 millones de clientes en Latinoamérica y cuenta con 497 oficinas y 2.670 cajeros automáticos.

Además de Colombia, la institución financiera opera en Panamá, Costa Rica, Honduras, El Salvador y Miami, Estados Unidos. 

¿Tienes problemas para pagar tu deuda con Davivienda?

En una época económica complicada como la actual es común tener problemas de dinero para hacer frente a nuestras deudas. Si este es tu caso y ya has dejado de pagar, la primera opción a la que debes recurrir es acudir a negociar con Davivienda. 

Lo más seguro, es que el ejecutivo que te atienda te dará una serie de opciones para que puedas hacer frente a todos tus compromisos.

Una de las tantas que te puede dar es la reestructuración, que a grandes rasgos es línea de solución comercial que le permite la recomposición del plan de pagos, es decir, el recálculo de la cuota a cancelar, ampliando el plazo de los créditos inicialmente otorgados.

El objetivo de esta herramienta  es apoyar a las Personas Naturales con Negocio o Personas Jurídicas consideradas Pequeños, Medianos y Grandes Productores que requieran la recomposición de su plan de pagos, incluido el cambio en la modalidad de pago de intereses, sin modificar o modificando el plazo original; teniendo en cuenta que sólo aplica para los créditos que se encuentran vigentes y no vencidos.

Sin embargo, para llegar a este punto, o incluso obtener una solución mejor, te daremos algunos consejos sobre cómo debes afrontar la negociación.  

Analiza tu situación financiera 

Lo más importante que debes saber es que antes de acudir a la negociación con el ejecutivo de Davivienda, es esencial que tengas claro cuál es tu presupuesto, identificando perfectamente el nivel de tus ingresos y egresos, dado que eso te dará una radiografía exacta de cuál es la situación de tus finanzas.  

Saber lo anterior te dará el control de la situación, pues ante cualquier oferta sabrás qué tanto puedes estirar la negociación para obtener las mejores condiciones posibles. 

Una vez que identifiques tu presupuesto te debes hacer algunas preguntas que debes contestar con honestidad, por ejemplo: ¿Por qué es que estás teniendo dificultades para pagar? Analizando si es porque tus ingresos disminuyeron o adquiriste más créditos de los que puedes pagar.

También debes preguntarte si tienes alguna otra alternativa antes de negociar, pues tal vez cuentes con algún activo como un carro u otro objeto de valor cuya venta serviría para hacerte salir del problema en el que te has metido. 

Una vez resueltos esos cuestionamientos, y si tu conclusión es que no te queda otra más que negociar, debes acudir y plantear el problema, dejar en claro cuál es tu situación, cuál o cuáles son los motivos por los que dejaste de pagar, y sobre todo, dejar en claro que no te está negando a pagar tu deuda, sino que simple y sencillamente necesitas de nuevas condiciones que te faciliten la situación. 

Algo muy importante es que acudas a negociar lo antes posible, pues entre más rápido lo hagas obtendrás mejores condiciones. 

Recuerda que la mejor negociación con una institución financiera a la que le debes no es necesariamente obtener un gran descuento, pues tal vez lo obtengas, pero difícilmente tendrás la cantidad para liquidar en un pago, por lo tanto, una mejor opción es reducir los pagos, alargar el periodo para liquidar y si es posible, obtener una tasa de interés más baja. 

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.