Finanzas personales

Consejos clave de cara a ahorrar para la jubilación

Jubilacion

La jubilación, como la propia palabra dice es momento de júbilo y es por eso por lo que, después de toda una vida trabajando, no deberías tener miedo ni la incertidumbre si podrás disfrutar de los últimos años de tu vida disfrutando de todo lo que te haga feliz pero que no lo puedas hacer por miedo a no tener dinero. Es por eso, por lo que si tu economía no es muy boyante, tu nómina no es alta e incluso tienes dificultades para llegar a fin de mes, debes tener claro que ahorrar para tu jubilación es casi una obligación para poder disfrutar al máximo en la tercera edad.

Si te encuentras en esa tesitura y quieres saber cómo poder llegar a ahorrar para cuando llegue el momento de jubilarte, no te preocupes porque, a continuación, te vamos a ofrecer algunos consejos clave para poder ahorrar el máximo posible. ¡Toma nota de ellos y ponlos en práctica para disfrutar de sus beneficios!

La antelación es la clave

Para lograr tu objetivo de ahorro de cara a la jubilación, el tiempo será tu principal aliado. Básicamente, se trata de hacer un esfuerzo más gradual ya que esto siempre va a permitirte abordar posibles imprevistos. En muchos países, las personas empiezan a ahorrar tras conseguir su primer trabajo, ya que este es el momento idóneo para ello; aunque, es verdad, que es algo que no es frecuente en España.

Planificación

Como todo en esta vida, la planificación es clave para lograr conseguir ahorrar una importante cantidad de dinero antes de tu jubilación. debes saber que no es necesario o que no suele funcionar el ahorrar solo teniendo el hábito de guardar dinero. Por eso, haz una planificación en la que tengas claro tu punto de partida, los recursos con los que cuentas y contarás y también a dónde quieres llegar; es decir, lo que necesitarás para tu jubilación.

Constancia

Al igual que la planificación es importante, también lo es la constancia. Ten en cuenta que es mejor ahorrar una cantidad modesta todos los meses que cantidades más abultadas esporádicamente. La constancia te va a llevar a tu meta de conseguir el éxito. No pienses nunca que una cantidad pequeña será irrelevante para tu meta y es que, tal y como dice el refrán: "Las cosas de palacio van despacio", por lo que ve ahorrando poco a poco e irás viendo los frutos de tu ahorro.

Aprovéchate de los aumentos

Si estás trabajando y, por ejemplo, te aumentan tu sueldo u obtienes una paga extra o un pequeño premio en algún juego de azar, debes aprovechar esos aumentos e ingresarlos en tu cuenta de ahorro ya que estarás aumentando la cantidad de dinero ahorrado para tu jubilación pero sin tener que reducir tu salario neto. 

No significa que tengas que dedicar al ahorro todo el aumento de sueldo al completo, sino que dediques una pequeña parte a ello y como tu sueldo va a ser mayor, no notarás que te falta dinero a final de mes y, además, en tu jubilación tendrás un mayor colchón de ahorro.

Adiós a la hipoteca

La hipoteca suele ser el principal gasto de las personas en el mes, así que, de cara a tu jubilación, no dudes en empezar a quitarte la hipoteca. Es por eso por lo que deberías plantearte el pagar la hipoteca antes de jubilarte. Así, una vez haya dejado de trabajar, podrás vivir sin tener que pagar esta renta, eliminando, por tanto, un gasto mensual significativo.

Trabaja más

Aunque estés deseando con ansía llegar a la hora de la jubilación, si quieres poder ahorrar dinero para tus últimos años de la vida, lo ideal es que trabajes unos años extra, algunos más de los que te habías planteado originariamente. Aunque no sea lo que quieras hacer, con el paso del tiempo vas a agregar más amortiguación a tus ahorros y es que, aunque no lo creas, un par de años más de ingresos obtenidos del trabajo, van a aumentar significativamente tus fondos de jubilación. 

Puede que creas que estos sencillos trucos no te ayudarán a llegar a tener una jubilación más holgada (económicamente hablando), pero estarías totalmente equivocado ya que son pequeños pasos que puedes llevar a acabo en tu día a día para lograr disfrutar de tus últimos años de vida de la mejor manera posible. Si consigues ahorrar para el momento de tu jubilación, vas a poder disfrutar de planes que te gustan y que, ahora que tienes tiempo, no te gustaría dejar de hacerlos por no tener dinero.