Finanzas personales

4 hábitos para conseguir una salud  financiera

Seguramente en algún momento de vuestra vida habéis escuchado la frase “una buena salud financiera”; y es común pensar que  tener una buena salud financiera se refiere a cuando os va bien económicamente. Realmente este concepto de salud financiera conlleva diversos aspectos.

Al contrario de lo que se suele pensar,  tener una buena salud financiera no tiene nada que ver con los ingresos que se reciben al mes; ya que, puede haber personas que perciban una gran cantidad de ingresos y, tener una muy mala salud financiera y viceversa.

Contar con una buena salud financiera se refiere, a grandes rasgos, a disponer del dinero suficiente para poder cubrir vuestros gastos y tener un buen ahorro para poder solventar alguna emergencia.

4 hábitos para una buena salud financiera

Lograr una buena salud financiera empieza con pequeños gestos que acabamos convirtiendo en hábitos, y es por eso por lo que te dejamos una lista de los mejores y más recomendados para lograr tener una buena salud financiera.

  1. Sé consciente de tu presupuesto

Para ello debes definir si la relación entre ingresos y gastos es equilibrada, teniendo en cuenta qué porcentaje de los ingresos destinar para el ahorro, cuánto para pastos y cuánto para las inversiones. 

Ser consciente de tu presupuesto te ayudará a manejar mejor tus gastos y considerar si puedes aceptar nuevos compromisos financieros.

  1. Evitar gastos excesivos

Uno de los aspectos más importantes, para lograr una buena salud financiera, es no dejarse llevar por las emociones y no hacer compras innecesarias; Sabemos que con las navidades a la vuelta de la esquina y el Black Friday acechando con sus suculentos descuentos, esto puede ser del todo difícil. Por eso os dejamos un consejo: según los expertos lo recomendable es destinar 30% de vuestros ingresos para realizar gastos  relacionados con el ocio  y tiempo libre. 

Si notas que estás sobrepasando este porcentaje es importante que analices en qué estás gastando y puedas reducirlo de forma que no tengas que requerir más del 30% de vuestros ingresos.

  1. Pagar deudas

Es común pensar que el tener deudas es negativo e incompatible con tener una buena salud financiera, pero nada más lejos de la realidad

Si cuentas con alguna deuda y eres capaz de pagar las cuotas con regularidad y sin problema, no hay de qué preocuparse. El estar endeudado, se convierte en algo perjudicial para tu economía,  cuando se incumple con la responsabilidad de pago, ya que al coste de la deuda se le sumarán los intereses generados.

Antes de contraer una deuda, analiza si realmente podrás asumirla o será un problema en un  futuro. 

  1. Ahorrar

Ahorrar es una práctica que requiere disciplina y constancia. Se suele creer que para ahorrar es guardar lo poco o mucho que os sobre a fin de mes después de cubrir todos vuestros gastos. Sin embargo, el dinero que destines al ahorro debe ser lo primero que retires de tu ingresos, es decir, desde el inicio de mes,  destina un porcentaje, lo recomendable es el 10% de vuestros ingresos, para el ahorro y esa cantidad no debes gastarla ya que os servirá para futuras ocasiones o emergencias que se presenten.

Recuerda, es posible gozar de una buena salud financiera sin morir en el intento, únicamente es necesario una planificación y conocimiento de tu economía financiera. Nuestro consejo: pon en práctica el método de planificación de los ingresos mensuales conocido como el 50/30/20.

  • Destina el 50% de tus ingresos para gastos fijos: alquiler, transporte, alimentación, etc
  • El  30% para  ocio y tiempo libre
  • El 20% para   objetivos financieros: ahorro, inversiones, ect.