Administración financiera

¿Qué es la salud financiera?

¿Qué es la salud financiera?

Seguramente en algún momento de vuestra vida habéis escuchado la frase “una buena salud financiera”; y es común pensar que  tener una buena salud financiera se refiere a cuando os va bien económicamente. Realmente este concepto de salud financiera conlleva diversos aspectos.

Tener una buena salud financiera se refiere, a grandes rasgos, a contar con el dinero suficiente para poder cubrir vuestros gastos y tener un buen ahorro para poder solventar alguna emergencia.

Contrario a lo que se piensa, tener una buena salud financiera no tiene nada que ver con los ingresos que se reciben al mes; puede haber personas que perciban una gran cantidad de ingresos y que tengan una muy mala salud financiera y viceversa.

Además es importante mencionar que el terreno financiero siempre estará relacionado directamente con el emocional, por lo cuál cuando tenemos una mala situación económica desemboca en depresión, estrés, enojo, etc. Por ello en una mala situación siempre buscamos una solución al momento y para prevenir situaciones futuras; para ello hay una serie de indicadores que debéis tener en cuenta.

Indicadores

El primer indicador para una buena salud financiera es gastar menos de lo que se gana; esto demuestra la capacidad de la persona de gestionar correctamente sus ingresos.

Otro indicador es pagar las facturas en tiempo y en su totalidad; al hacerlo demostrarás que estáis sano económicamente además de que evitarás pagar intereses de demora.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es WhatsApp-Image-2021-10-25-at-10.07.09-1-2-1024x256.jpeg

Una tercera recomendación es tener un nivel de deudas sostenibles, ya que si se encuentran controladas nunca os veréis afectado por los recargos de pagos atrasados.

El cuarto indicador se refiere al ahorro; se dice que para considerar que tenéis una buena salud financiera, vuestros ahorros deben ser suficientes para poder vivir durante mínimo seis meses sin ingresos.

Finalmente para garantizar la buena economía es recomendable planificar los gastos a futuro; es decir, hacer un presupuesto familiar que contemple todas las posibilidades de planes inmediatos y a largo plazo.