Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Productos financieros

¿Por qué la reunificación de deudas es mala opción?

Lucía Blázquez

14 abril, 2020 | 4 mins

Llega un momento en que puede que las deudas te ahogen y ya no sepas qué hacer para hacerlas frente: ¿pedir otro préstamo?, ¿acudir a una reparadora de crédito? o ¿reunificar deudas?  Esta última opción, si no te informas bien, puede parecer una opción interesante, pero también puede acarrear más problemas que soluciones.

¿Qué es la reunificación de deudas?

Esta opción permite a las personas con sobreendeudamiento agrupar todas sus deudas bajo una sola, en forma de hipoteca, para hacer frente cada mes a una sola cuota y un solo tipo de interés.

Se puede llevar a cabo este proceso a través de una entidad bancaria con la que ya se tenga un préstamo o una hipoteca, o con entidades privadas que se dedican a la reunificación de deudas.

Los inconvenientes de la reunificación de deudas son varios

Reunificar deudas supone alargar más el tiempo en el que estarás pagando una cuota al banco. Sí, esa cuota será de menor cuantía que cuando tenías varios préstamos por separado, pero al fin y al cabo tendrás que pagar más dinero, puesto que a más tiempo, más meses que estarás pagando intereses de esta hipoteca.

Para poder optar a la reunificación de deudas, antes tendrás que cancelar tus préstamos, lo que acarrea comisiones por cancelación o amortización anticipada. En el caso de que se tengan muchos préstamos con diferentes entidades, esto puede suponer una fuerte pérdida para tu bolsillo. Valora este punto antes de dar el primer paso.

Además, para unir tus deudas deberás solicitar una apertura de hipoteca, lo que conlleva unas comisiones por la operación, costes de la tasación del inmueble hipotecado, el impuesto de Actos Jurídicos Documentados y los honorarios de la notaría. Además, si la gestión de la reunificación de deudas la haces a través de una agencia mediadora, deberás pagar mensualmente las tarifas de esta.

Otro importante desventaja es que no te concederán la reunificación si solo deseas reunificar algunas de tus deudas. Es requisito indispensable agrupar todos tus préstamos y unificarlos bajo una única hipoteca. Además, deberás poner tu vivienda como aval y podrías llegar a perderla si no haces frente a tus pagos.

¿Por qué es mejor optar por una reparadora de crédito?

Las reparadoras de crédito ayudan a aquellos que tienen problemas de deuda para pagar sus préstamos con sus propios recursos, sin tener que solicitar más préstamos. Su trabajo consiste en realizar un plan personalizado de ahorro al cliente y en renegociar la deuda con los acreedores, por lo que su ayuda es doble. 

Al igual que con la reunificación de deudas, pagarás una sola cuota pero no tendrás que avalar tu vivienda ni ningún bien personal para formar parte de una reparadora de crédito. Además, te evitarás todos los costes que supone la apertura de una nueva hipoteca y sus elevados intereses y no tendrás que cancelar tus préstamos anteriores. Tan solo tendrás que centrarte en ahorrar y organizar tus ingresos y gastos para pagar tu cuantía correspondiente mes a mes. 

Además, no tendrás que lidiar con aquellos a los que debes, sino que, simplemente dejándolo todo en manos de la reparadora de crédito, verás cómo ellos consiguen un descuento con tus acreedores.

Resuelve tu Deuda es una reparadora de crédito que ha logrado negociar y saldar más de 175.000 deudas. Nuestra experiencia nos dice que la reunificación de deudas puede llevar a errores de cara al futuro muy difíciles de solventar. Sin embargo, con nuestra reparadora de crédito no te lamentarás de las decisiones tomadas. Solicita una asesoría sin compromiso para saber más.

Lucía Blázquez

Nos interesa leerte, déjanos tus comentarios.