Productos financieros

Diferentes tipos de créditos y sus funciones

Crédito

De acuerdo con los historiadores, la palabra crédito tiene su origen en el latìn, especìficamente en el vocablo “creditum”, que en castellano quiere decir “cosa confiada. 

Si nos apegamos a esta definición, tenemos que la palabra crédito significa, a grandes rasgos, confiar o tener confianza. 

De esta forma, te podemos decir que el crédito es un préstamo de dinero que alguien (regularmente una institución financiera) le otorga a alguien con el compromiso de que sea devuelto en un futuro. 

Dicha devolución serà, en la mayorìa de los casos, de manera gradual y con pagos previamente acordados, ademàs de que se establecerà una tasa de interès, que serà el cobro por el dinero prestado. 

¿Para qué sirve el crédito? 

Una vez que has entendido lo que es un crédito, debes saber que este se puede convertir en un gran aliado en tu vida, siempre y cuando lo utilices de manera consciente y responsable. 

De lo contrario, el crédito puede ser uno de tus peores enemigos y provocarte fuertes dolores de cabeza. 

Un crédito, bien aprovechado, puede servirte para construir un patrimonio, dado que te dará acceso inmediato a bienes que no te puedas dar el lujo de pagar de un solo golpe. 

Por ejemplo, si recientemente saliste de casa de tus papás, una opción para amueblar tu nueva casa es mediante el crédito. 

La realidad es que millones de colombianos no se pueden dar el lujo de pagar de contado una sala, un refrigerador, un comedor, una camaa, un televisor, etcétera; sin embargo, es posible a través de un crédito. 

Un préstamo bancario te dará el dinero suficiente para adquirir estos productos de manera inmediata, o al menos parte de ellos, e irlos pagando poco a poco conforme a tus posibilidades. 

Ten en mente que esta última frase es muy importante para tu salud financiera y hasta mental, pues al momento de solicitar un crédito, debes estar seguro de poder pagarlo. 

Los diferentes tipos de crédito en Colombia

Crédito sin vida crediticia

Tu primer crédito es fundamental, dado que dará inicio a tu vida crediticia. 

Lo primero que debes saber es que en tu primer crédito no podrás grandes cantidades, es decir, no sueñes con una casa o un auto. 

Lo anterior debido a que ninguna central de información crediticia tiene datos tuyos, lo que significa que las entidades financieras no saben si eres un buen o mal pagador. 

La mejor manera de comenzar un historial es con ahorro. Tener una cuenta bancaria es el primer paso, pues permitirá a la institución financiera conocerte mejor. 

Posteriormente puede comenzar con la solicitud de préstamos pequeños, montos que puedas pagar rápidamente y demostrar al banco que eres una persona confiable. 

Una herramienta financiera diseñada específicamente para comenzar un historial crediticio son las llamadas tarjetas de crédito universitarias. 

Éstas se suelen otorgar a personas jóvenes de 18 a 24 años, las cuales nunca han tenido un crédito bancario. Los montos de estos créditos son bajos, pero sirven para construir un historial crediticio. 

Si demuestras ser un buen pagador con una tarjeta universitaria, rápidamente podrás acceder a otro tipo de créditos de mayor monto.  

Créditos a reportados en solo tres horas

Si estás reportado de manera negativa en alguna de las centrales de riesgo de Colombia, es decir, marcado como una persona mal pagadora, será difícil que obtengas un crédito.

No obstante, no es imposible, pues en el mercado existen los llamados créditos rápidos, que en muchas ocasiones se pueden resolver en cuestión de horas. 

Se trata de empresas que regularmente operan por internet, también conocidas como empresas de tecnología financiera o fintech, las cuales ofrecen préstamos online. 

Estas empresas usan tecnología para conocer tus datos básicos, además de que cuentan con pocos filtros y requisitos, lo que facilita sus procedimientos de originación de crédito. 

Sin embargo, toma en cuenta que al ser créditos faciles y rápidos, suelen tener elevadas tasas de interés. Así que antes de recurrir a ellos piénsalo bien. 

Te recomendamos: Créditos online para reportados

Créditos rápidos Medellín

En Medellín y en casi cualquier parte del mundo es posible encontrar créditos rápidos, es decir, entidades que otorguen préstamos en cuestión de horas. 

Al hacer una búsqueda por internet, te darás cuentas que las opciones que tienes son muchas. No obstante, no te dejes llevar por la primera que veas, debes hacer una buena investigación. 

En este tipo de créditos indagar a fondo es la clave, pues entre tantas opciones hay algunas muy malas que lo único que harán será empeorar tu situación financiera. 

Realiza una investigación a consciencia y trata de optar por aquella opción que te brinde tmuna tasa de interés baja (o al menos competitiva), cero comisiones y plazos de pago adecuados. 

Crédito fácil codensa

Una opción que tienes en el mercado colombiano es Crédito Fácil Codensa, entidad que otorga un préstamo de libre inversión con plazo de financiación de hasta 60 meses y la facilidad de pagar las cuotas a través de la factura de energía.

Beneficios:

• Disposición dinero en efectivo que se consigna a tu cuenta bancaria.

• No necesitas tener Tarjeta Crédito Fácil CODENSA.

• Te presta hasta $20.000.000.

• Ingresos mínimos exigidos: ½ Salario Mínimo Mensual Legal Vigente.

• Extracto y pago a través de la factura de energía.

• Cuota mensual fija del préstamo.

• Pagas a través de la factura CODENSA, hasta en 60 meses.

Requisitos para obtenerlo:

  • Original y una fotocopia de tu cédula ampliada al 150%.
  • El número de cliente En el Codensa de lugar de tu residencia.  
  • Un documento para soportar los ingresos que dependerá si eres empleado, independiente o pensionado

Créditos para reportados

Los créditos rápidos son una buena opción para personas reportadas en una central de riesgo, dado que no suelen tomar en cuenta el historial crediticio de las personas. 

Lo anterior es benéfico si en algún momento dejaste de pagar un crédito, pues en este caso la mayoría de las instituciones financieras tradicionales te negarán un nuevo préstamo. 

No obstante debes tomar en cuenta que un préstamo rápido, al concederse sin consultar el historial crediticio, representa un mayor riesgo para quien lo da, por lo que se protegerá con mayores tasas de interés. 

Es decir, las mayorías de las veces los créditos rápidos son mucho más caros que los tradicionales. Si necesitas un crédito para pagar tus deudas recuerda que existe un modelo como la reparadora de crédito Resuelve tu Deuda que te ayuda a liquidar sin endeudarte más.

¿Cómo sé si puedo pagar un crédito? 

En Colombia hay un sinfín de instituciones financieras, que van desde banco hasta las llamadas empresas de tecnología financiera, mejor conocidas como fintech, entre todas ellas siempre podrás encontrar el crédito que más se adapte a tus necesidades. 

Lo primero que debes pensar al momento de considerar tomar un crédito es si generas los recursos suficientes para pagarlo sin sacrificar tu vida cotidiana, o en su defecto, haciendo los ajustes mínimos para que continues con una vida sin carencias. 

Para esto recomendamos que elabores un presupuesto; es decir, un listado de tus ingresos y tus gastos mensuales. 

Lo ideal es que tus ingresos sean superiores a tus gastos (sino es así, tendràs que hacer ajustes a tu manera de gastar hasta lograr un equilibrio), de manera que ese dinero que te sobra lo puedas destinar al pago de un crédito. 

En este punto debes hacer comparaciones entre los diferentes bancos que te ofrecen un crédito, de modo que el monto que te presten, tenga un pago mensual que sea igual o menos al dinero que te sobra en tu presupuesto. 

Quizá te interese: Tarjetas de crédito para reportados

Consecuencias de no pagar un crédito 

Debes ser muy consciente de tu capacidad de pago, pues retrasarte en tus mensualidades o de plano dejar de pagar puede traer mùltiples consecuencias nada agradables en tu vida.

La primera consecuencia será una mancha en tu historial crediticio, lo cual a futuro te puede afectar, pues difìclmente te volverán a dar un préstamo al interpretar que no eres una persona en la que se pueda confiar. 

Por otro lado, no pagar un crédito tiene consecuencias más serias que pueden llegar al embargo de bienes o hasta hipotecario. 

Quizá te interese: Créditos para reportados sin pagos anticipados