Deudas

¿Cómo solicitar la prescripción de una deuda en Colombia?

¿Cómo solicitar la prescripción de una deuda?

Si has tenido complicaciones para cumplir con el pago de tus préstamos, existen algunos escenarios legales que te pueden ayudar a corregir tu situación financiera. Si por algún inconveniente económico como la disminución de ingresos, pérdida de empleo, enfermedad o algún otro tipo de emergencia has acumulado muchos pagos pendientes, es posible que puedas solicitar una prescripción de deuda.

Se trata de una figura legal en la que, en términos simples, a la persona a quien debes dinero, mejor conocida como acreedor, “pierde” el derecho de seguir cobrando..

Antes de entrar en detalle de cómo se aplica esta medida, conviene recordar que se debe de realizar el mayo esfuerzo para pagar las deudas y evitar complicaciones futuras que te harán perder tiempo y dinero y presionarán tus finanzas personales.

¿Cuándo prescriben las deudas en Colombia?

Por ley, las deudas prescriben en un lapso de 3 a 5 años y esto ocurre en caso de que un acreedor, no ejerza las medidas legales para cobrar a su cliente una vez que se dejó de cumplir con el compromiso financiero.

Ojo, esto no ocurre en automático. Una vez que se cumplen estos plazos, se debe comenzar un proceso legal para lograr una prescripción de deuda, en la cual se deberán de cumplir varios requisitos además de acudir a las instancias correspondientes.

Así, para aplicar una prescripción de deudas es muy importante contar con un documento legal que respalde la contratación de un préstamo u otro tipo de crédito, ya que sin dicho sustento escrito no habrá manera en que pueda ser solicitada.

Insistimos en el tema de que no se trata de solicitar una deuda y deliberadamente dejar de pagarla hasta que se cumpla el tiempo de prescripción. Este hecho tiene grandes implicaciones en los reportes en el historial de crédito y puede cerrar el acceso a solicitudes de productos financieros por mucho tiempo.

¿Cuándo solicitar una prescripción de crédito?

Si se tiene un documento que avale un compromiso con un banco u otro acreedor en caso de que no se haya ejercido acción de cobro por parte de la institución financiera, el deudor puede solicitar la prescripción.

Dependiendo del contrato y tipo de crédito que se haya solicitado, existen varios plazos para que se cumpla una prescripción de deuda:

  • Títulos valores como letras de cambio o pagarés prescriben en tres años. Aquí se ubican tarjetas de crédito y otros préstamos personales.
  • Los contratos de arrendamiento, promesas de compraventa, conciliaciones, entre otros, prescriben al plazo de cinco años. 

Una vez que se hayan cumplido los plazos, la prescripción no aplicará en automático. También dependerá del tipo de contrato que se tenga con el banco y con otro tipo de acreedor y se deberá de cumplir con todas las solicitudes y documentación requerida en el proceso legal para poder alcanzar la prescripción. 

¿Cuáles son los efectos de la prescripción de deuda?

Además de los costos implícitos para realizar el trámite, se tendrá un reporte negativo en tu historial de crédito. Así, el banco u otro acreedor reportará a la central de riesgo que no cumpliste con el pago de una deuda y en consecuencia será muy difícil que obtengas algún otro tipo de préstamo en mucho tiempo además de que tendrá un costo mayor comparado con el que se otorga a un cliente que no tiene este tipo de reportes en su historial de crédito.

Para evitar este tipo de escenario tan complicado, lo más recomendable es tratar de mantenerse al día en el pago de las deudas y ante cualquier señal de atraso aplicar medidas como la reducción de gastos e incluso acercarse con el banco a exponer la situación para tratar de encontrar un acuerdo.

De lo contrario, si se opta por solamente dejar pasar el tiempo, además de que los intereses moratorios generarán un adeudo mucho mayor al que se tenía, es probable que el banco o quien te haya otorgado el préstamo aplique medidas legales en tu contra. La mejor manera con la que puedes enfrentar un problema de deudas es aplicar medidas correctivas en las primeras señales de problemas con tus pagos, negociar con tu acreedor y también puedes buscar la ayuda de expertos para obtener asesoría personalizada que te ayude a salir del problema en la medida de tus posibilidades.